Opinión

Un complejo horizonte electoral

Carlos Moreno | Martes, 6 de Noviembre del 2018

Aunque falta todavía más de medio año para las elecciones municipales y autonómicas, el horizonte que se adivina es de lo más complejo, guardando cierta similitud con el panorama, dificultoso también, que se presenta en el conjunto del país.  En Tomelloso podrían concurrir hasta seis fuerzas políticas o, puede que alguna menos, en el caso de que haya formaciones que decidan unirse y presentar una candidatura conjunta. Lo que es evidente que el concejal nº 11, el que otorga la mayoría absoluta, estará muy caro. El partido que actualmente ostenta el poder, el PSOE, afrontará los comicios con el arma de doble filo; el poder otorga ventajas, pero también desgasta, y habrá que ver si su gestión de cuatro años le permite recuperar terreno después de dos décadas  de mayorías del PP y la victoria por la mínima en el 2015, allanada por la fragmentación de las dos fuerzas de centro derecha.

Los socialistas cuentan con el aval del liderazgo indiscutible de Inmaculada Jiménez y un Equipo de Gobierno joven, con concejales muy especializados en sus áreas, que presentan una gestión de hacer cosas, que independientemente de que pueda gustar más o menos, es siempre una actitud más saludable que la de no hacer. El ejemplo más significativo es el de la remodelación de la Plaza de España, que ya está generando un gran debate entre los vecinos y que se intensificará cuando se inicien las obras a principios del año próximo. Otro tema especialmente sensible para la población es el de la Sanidad, con la dura lucha por los servicios y especialistas que debe tener el Hospital y  la velocidad a la que vaya el prometido Centro de Salud que, de momento, es lenta.  La sanidad puede dar o quitar muchos votos, lo mismo que la educación y el empleo.  Aunque aparecerá alguna cara nueva, parece claro que el PSOE apostará por la continuidad de su actual equipo.  Todavía es pronto para despejar la incognita si los socialistas integrarán al concejal de UPyD, Álvaro Rubio, que ha llevado el área de Agricultura, como independiente.

Mientras tanto, el PP lucha por recuperar el espacio que le ha arrebatado Ciudadanos, la formación naranja que incluso buscará ir más allá de sus actuales cuatro concejales. Permitió en la investidura que gobernara el Partido Socialista, y aunque las presiones y negociaciones se estiraron hasta límites insospechados, Ciudadanos cumplió su promesa electoral de que gobernase la lista más votada.  Aquel acuerdo de investidura, que no de gobierno, ha hecho de Ciudadanos un partido clave a la hora de adoptar acuerdos.  La formación ha logrado introducir muchas de sus propuestas en los acuerdos finales y su portavoz, Cortes Cano ha hecho gala de mucho temple político, huyendo de la tentación de cambiar el estado de cosas.  

El líder de los populares, Javier Navarro, afronta el reto de demostrar si es cierta aquella tesis que sostenía que si él hubiera sido el candidato hace tres años y medio, mucho mejor le habría ido en las urnas al PP. Joven pero con dilatada experiencia en el Ayuntamiento, conoce a la perfección los resortes del funcionamiento de la institución y está sobradamente preparado. En los cuatro grandes ejes que influyen en la votación; la gestión presentada, el programa, los mensajes de la campaña y la candidatura, Navarro tendrá que prestar una especial atención a la confección de una lista, donde habrá traslaciones de la nueva ejecutiva a la candidatura.  En su labor de oposición el PP ha tenido en el punto de mira al PSOE y también a Ciudadanos al que  considera rival más peligroso por competir por el mismo espacio político y al que no perdona que permitiese recuperar el poder a la izquierda. Los populares también ven con recelo la aparición de Vox,  opción que está por ver si conseguirá apoyos suficientes para alcanzar algún banco en la Corporación. Habrá que esperar a su programa y candidatos  para calibrar sus posibilidades reales, aunque existe cierta corriente en el ámbito nacional que le puede favorecer.

En el polo opuesto, Izquierda Unida ya ha ratificado con mucha antelación a su candidato, Rafael Quesada, pero queda por ver si IU se presentará en solitario o junto a Podemos, que será la primera vez que se presenté a unas elecciones en Tomelloso. Ahora andan en plenas negociaciones, buscando coincidencias programáticas para presentar un proyecto que ilusione a un electorado que aglutina a sectores jóvenes de la población y de diversos movimientos sociales.

A seis meses vista, así están las cosas. Medio año puede ser poco o quizá mucho tiempo si tenemos en cuenta el ritmo vertiginoso con que la información fluye en las redes sociales, foco influyente de opinión. Hay quienes añoran el bipartidismo, por ser más operativo y eficaz a la hora de tomar decisiones, argumentan sus defensores. Pero, aún con sus inconvenientes, con la situación pluripartidista actual  mejora la salud de la democracia.


1329 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Primeros pasos

Domingo, 18 de Noviembre del 2018

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}