Tomelloso

El pantano de Peñarroya, a escasos centímetros de derramar

La Voz | Sábado, 8 de Diciembre del 2018

El aumento de volumen de la presa de Peñarroya y cuando derramará el agua por el aliviadero es la comidilla de las últimas semanas tanto en Tomelloso como en Argamasilla de Alba. Este luminoso sábado festivo de finales del otoño la Voz de Tomelloso ha querido conocer de primera mano la situación del embalse que proporciona el agua potable y riego a las dos poblaciones.

Es tal la expectación que ha levantado la pronta salida del agua por la presa, que este sábado de la Inmaculada había gran cantidad de personas en el castillo y pantano de Peñarroya, haciendo fotos y admirando el impresionante volumen de agua embalsada que está a escasos centímetros de saltar por la presa. Una agradable temperatura, una luz única y un embriagador olor a otoño han hecho que la incursión periodística haya sido una delicia. Hasta una bandada de estorninos que se ha querido sumar a la fiesta de la naturaleza.

También hemos podido comprobar como el cauce del canal de desagüe está preparado para recibir el líquido elemento. Se ha eliminado la vegetación del caz y está listo para conducir el agua.

El volumen del pantano de Peñarroya era a las 12 del mediodía de hoy sábado 8 de diciembre de 49,11 hm³, lo que representa el 98,25 % de la capacidad del embalse, que está en 49,89 hm³. El 4 de diciembre del pasado año, había embalsados 18,9 hectómetros cúbicos en  Peñarroya, algo menos del 38 por ciento de su capacidad. Desde el año 2015 lleva sin salir el agua por la presa.

ob.imagen.Descripcion

  

Peñarroya

Situada junto al castillo de ese nombre, en el término de Argamasilla de Alba y entre esta localidad y las Lagunas de Ruidera, la de Peñarroya es una presa de gravedad a base de hormigón, de planta recta, con 250 m de longitud en coronación y 50 m de altura sobre cimientos, informa la Confederación Hidrográfica del Guadiana. La presa fue concluida a finales de los años cincuenta y, con 49,9 hm3 de capacidad, permite regular la cabecera del Guadiana y suavizar mejor aún las ya laminadas avenidas que proceden del acuífero del Campo de Montiel y de las Lagunas de Ruidera, que históricamente habían provocado importantes daños por inundaciones en Argamasilla y Tomelloso, la última de las cuales acaeció en 1947, cuando precisamente se había iniciado su construcción.

El embalse de Peñarroya podría considerarse como la última laguna de Ruidera (de hecho está  incluido dentro de los límites del Parque Natural). Eso sí, mucho mayor y más profundo que las lagunas naturales, de manera que permite una adecuada regulación del acuífero del Campo de Montiel. La cadencia de aportaciones a este embalse es muy regular (valga la redundancia) tanto a lo largo de un mismo año como entre unos años y otros, sean éstos más o menos lluviosos, en lógica respuesta a las características de su cuenca de aportación. El embalse de Peñarroya garantiza, además, el abastecimiento a Argamasilla y Tomelloso, así como el suministro a su zona regable, situada entre ambas poblaciones.

ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
6296 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}