Opinión

El pato Renato

Una historia muy mojada

María Pilar Valentín Díaz | Domingo, 6 de Enero del 2019

El pato Renato

se fue de paseo

cogió sus chanclas,

también su sombrero.

El cerdo Porkito

salió a saludarlo:

-¿Dónde vas Renato?

¿camino del charco?

-No es charco, que es charca,

voy a practicar,

pues hace tiempo,

no puedo nadar.

Siguió su camino

con mucho calor

y hasta el agua cristalina,

por fin llegó.

Quitose el sombrero,

también su reloj

y  de un salto 

en el agua se metió.

-Renato, Renato,

¡por fin has llegado!

¿dónde estabas,

que tanto has tardado?

Miraba y miraba,

a nadie veía,

era el hada Maliciosa

que en un arbusto

se escondía.

-Pruf, pruf, prujo!,

como soy el hada

te hago un embrujo.

El pobre Renato

se empezó a marear

porque el agua comenzaba a girar .

Va y viene, viene y va

su pobre cabeza no paraba ya.

-Ja, ja, ja –reía Maliciosa sin cesar-

Renato, Renato ¿no querías nadar?


El cerdo Porkito pasó por allá

y al darse cuenta de lo que pasaba dijo:

-No te preocupes, que te voy a salvar.

Divisó al hada en medio de sus “ja-ja-jas”.

Un puñado de lodo del fondo sacó

y al hada Maliciosa se lo arrojó.

-¡No, no, basta ya!

prometo que el maleficio se lo voy a quitar.

Así Porkito a Renato salvó,

y el hada tuvo que remojarse en 

la charca y secarse al sol.

1306 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}