Opinión

Tú eres Pedro

Fermín Gassol Peco | Miércoles, 17 de Abril del 2019

Siempre me he preguntado cual habría sido mi comportamiento caso de haber conocido a Jesús en su vida terrenal. ¿Habría aceptado su mensaje? ¿Estaría entre quienes vociferaban ¡crucifícalo, crucifícalo!, me hubiera limitado a ignorarlo y verlo pasar hacia el Calvario o como Dimas lo habría reconocido como el Hijo de Dios? La respuesta nunca la sabré y ello me tranquiliza porque existe un alto porcentaje de probabilidades de haberlo hecho como un escéptico, admirado quizá por las obras que realizaba, pero sin pasar de ahí.

Por ello ya digo, me tranquiliza y agradezco el hecho de haber nacido en pleno siglo XX, después de que la Iglesia lleve caminando dos mil años, peregrinando hacia la segunda y definitiva venida del Salvador, en los que millones de personas durante ese tiempo han sido fieles a su mensaje trasmitiéndonos así la Fe.

 Esta es la reflexión que me hacía visitando los Santos Lugares pisando donde Jesús predicó y curó durante su vida pública. Pues bien, dejando a un lado Nazaret, Belén, y Jerusalén, por su especial significado en el Misterio de la Salvación, he de confesar que los momentos más conmovedores de ese viaje tienen que ver con la figura de Pedro. Primero en la visita a su casa en Cafarnaúm y después navegando por las aguas del mar de Galilea, el lugar donde Jesús le dijo; no temas, desde hoy serás pescador de hombres. (Lc 5,10)

Pedro fue humilde pescador, padre de familia, hombre sin estudios, de carácter impetuoso como demostraría en varias ocasiones, que tenía por todo su mundo los horizontes de un pequeño mar de veinte kilómetros de largo. Un hombre sencillo que resultó ser el elegido por Jesús como su hombre de confianza durante su vida pública al que tenía reservada nada más y nada menos la responsabilidad de ser la piedra angular de su Iglesia. «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo» (Mt 16, 18-19).

La figura de Pedro es tratada en los Evangelios y Hechos de manera preeminente. Su nombre aparece en multitud de ocasiones ligadas a varios momentos y episodios de muy diverso signo y significado. La trayectoria que describe el Nuevo Testamento sobre Pedro es la de un hombre decidido a seguir a Jesús reconociendo su condición «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo» (Mt 16:16), confesando así su Fe, que lo defiende de manera vehemente incluso agresiva con una espada, que en otras ocasiones da muestras de cansancio y duda y que cuando la cosa se pone fea tras ser apresado Jesús, lo niega por tres veces, pese a que momentos antes y a sus preguntas, diría que no, incluso sintiéndose molesto.

 La vida de Pedro, su trayectoria de Fe bien puede ser la de un cristiano de hoy día. Momentos fuertes de Fe, de reconocimiento, como puede ser la Semana Santa, pero también de duda, de revancha contra los continuos ataques que sufre la Iglesia, tentaciones de evitar la cruz y falta de valentía en ser su testigo ante el mundo en momentos difíciles y comprometidos.

La obra de Dios en Pedro resulta admirable, pues se trata de una obra llena de amor y comprensión con las deficiencias de la condición humana. Tan admirable como la que nos tiene reservada a cada uno de los que intentamos mantener viva la Fe.

1180 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}