Tomelloso

El Cuqui: “De Tomelloso al cielo y más allá”

La Voz | Martes, 9 de Octubre del 2018

A estas alturas, ¿quién no conoce a “El Cuqui”.  El tomellosero Jesús Martínez se ha hecho un lugar en el afecto de sus paisanos. Un tipo amable, cercano sonriente, gracioso, descarado, que habla y actúa con desparpajo y que no deja a nadie indiferente. Jesús hace algo muy grande, alegrar a quienes le rodean, que no es moco de pavo.

Canta, toca la guitarra cuenta historias y va allá donde lo llaman. La Voz de Tomelloso ha querido conocer mejor a “El Cuqui”, hemos charlado con él, una persona de gran corazón.

—¿Rumba catalana o manchega?

—Le he dado un giro a la rumba catalana para hacerla manchega. Me dijo mi abuelo “Hermoso, no sabrás hacer otra cosa. Pero cantar tampoco. Dedícate a esto de la canción que te tienes que agachar menos que en el campo”.

—¿Cuándo empezó?

—Empecé con diez años viendo películas de Peret. En mi casa se escuchaba mucho el flamenco pero a mí no me llamaba la atención. Vi a un gitano girando la guitarra y aquello me dio envidia… Todavía no se me ha caído la guitarra. “El mesón del gitano”, “Las mujeres ni fu ni fa”, ya sabe.

—¿Y cómo lleva el ventilador?

—Primero quiero aclarar, porque hay mucha gente que me pregunta, que el ventilador son los distintos ritmos que se hacen con la guitarra, no el aparato ese de las aspas que da aire. Y eso, de momento se me da mejor que vendimiar.

—¿Usted vendimia, Jesús?

—Ahora se estila mucho la vendimia pero yo, de momento, no vendimio. A lo mejor  el día de mañana lo tengo que hacer, nunca se sabe.

El Cuqui se hace famoso en las redes sociales, ¿cuándo empieza usted a subir sus vídeos?

—Empecé hace un par de años o tres, subiendo vídeos. Gracias a ello, algunas canciones se han hecho famosas en el pueblo y fuera.

—¿Usted compone sus sanciones?

Sí, las compongo yo. Algunas están dando mucho que hablar. Le he hecho un tema a Urdangarín, el himno de España, la Mobylette … Ahora estoy haciendo una canción para la plaza del pueblo dada la controversia que ha levantado. Dónde hay noticia, allí está El Cuqui.

—Y su gran éxito, “Tomelloso tropical”.

—Exacto. Esa fue de las primeras canciones que compuse. O “Mis amigos los pijos” y alguna dedicada a mi abuelo. Tengo muchas con humor y otras con más sentimiento, “más sentidas” como decimos en Tomelloso.  Tengo unas doscientas composiciones.

—Usted pone en escena un verdadero show…

Canto, cuento chistes, hago monólogos, relato historias como las de mis vacaciones que siempre son agradables de escuchar. Para un espectáculo de dos horas tengo repertorio.

—¿Y le contratan?

—Claro que sí. El viernes voy a las fiestas del barrio del Pilar. No me falta trabajo. Además, como sabe, colaboro con Radio Surco.

—De donde viene lo de El Cuqui

—Me lo puso Justo López, el  dueño de Casa Justo. Le conté que vengo de la familia de los “cucos”, le dije que soy sobrino de Martín. Y me dijo que como era tan chulo como mi tío tenía que ser “cuqui”… Y así se quedó.

—La familia de los cucos es muy grande, ¿no?

—Inmensa. Fíjese cuantos serían que se acostaban en el mismo colchón y cuando se levantaban contaban todos el mismo sueño. Mi bisabuela podría haber sido multimillonaria, fue la verdadera creadora de las literas.  Como eran tantos, dormían un cuco, una manta, un cuco una manta, un cuco…

—Y no eran excesivamente ricos…

—Lo que eran es excesivamente pobres. Se dedicaban al campo, principalmente. Además tenían unas costumbres propias.

—Me ha dicho antes de empezar que su padre tenía 120 primos…

—Solo de un tío, ya tenía 32…

—Y son todos rubios…

—Por lo que sé, nuestros antepasados eran flamencos que vinieron con el emperador Carlos V. Todos eran rubios con ojos azules, menos yo que he salido colorado y con ojos verdes.

—Y además, usted forma parte de Los Canuthi.

—El más joven y el más mimado. Tengo 24 años. Estoy deseando que la peña haga algo para estar el primero. Son muy buenas personas y me lo paso muy bien con ellos.

—¿Usted se considera un tomellosero auténtico?

—Por supuesto. Yo “tomelloseo” allí donde voy…

—¿Está contento en Tomelloso, se siente bien tratado?

 —La gente me trata muy bien, todo el mundo me dice cosas por la calle. También hay a quien no le gustas, claro, pero tengo la suerte de que donde voy mis canciones calan. Dicen que de Madrid al cielo, bueno, pues de Tomelloso, más allá del cielo.

—¿Actúa fuera de Tomelloso?

—Acabo de estar en Madrid. He actuado en Córdoba. Torremolinos. Allí me entrego Betty Missiego la Estrella de Málaga. También he estado en Cádiz, en Ibiza, en Mallorca… Me voy moviendo poco a poco.

Y para acabar, Jesús nos cuenta una anécdota que reproducimos:

3867 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}