Tomelloso

Los constitucionalistas de Tomelloso

La Voz de Tomelloso rememora el espíritu reconciliador y sentido común de la primera Corporación democrática conversando con Justo Serrano, Clemente Cuesta y José García

La Voz | Viernes, 7 de Diciembre del 2018

Ahora que se multiplican los fastos para celebrar los cuarenta años de nuestra Constitución, justo es que recordemos también a aquellos primeros concejales democráticos del Ayuntamiento de Tomelloso que tan decisivo papel jugaron en la llegada y consolidación de un nuevo régimen de libertades y derechos. No debió ser nada fácil la labor que tuvieron que acometer aquellos ediles porque los miedos, recelos y secuelas que había provocado una cruenta guerra civil y cuatro décadas de dictadura todavía estaban muy presentes en la sociedad.  

Pero la lección de concordia y sentido de Estado que dieron los políticos en Madrid se trasladó también a Tomelloso donde aquellos 21 concejales tuvieron muy claro desde el principio que, por encima de las ideologías políticas de cada uno, estaba el interés de Tomelloso. En cierto modo, en la ciudad también hubo constitucionalistas, personas que hicieron municipio y que fueron allanando el camino a las corporaciones que vendrían después.

Los concejales, como responsables políticos más cercanos a los ciudadanos, tienen una importancia fundamental en la democracia. Y todavía más aquellos concejales del 79 que tenían por delante una ingente tarea que desarrollar. Pero se pusieron manos a la obra y marcaron la senda correcta.

Justo Serrano Palacios, que fue concejal de UCD y desempeñó las funciones de teniente alcalde recuerda con emoción aquel periodo. “Fue una etapa positiva, en la que todos los protagonistas teníamos muy claro el papel que nos tocaba desempeñar. Una etapa interesante y emotiva en la que hubo que llevar a cabo un trabajo muy intenso”. Serrano mantuvo unas relaciones cordiales, en lo político y en lo personal, con los concejales del Partido Socialista. “Estábamos todos muy unidos y la verdad es que recuerdo con cariño a gente como Ovidio Cuerda, Columbiano Ruiz, Fulgencio Quevedo, Javier Martín del Burgo, que era de los más jóvenes,…y por supuesto también a mis compañeros de partido, especialmente a los que ya no están, como Pablo Casero, Luciano González Casajuana, Ernesto García o Godofredo Herrero que ha fallecido recientemente. Era una relación muy buena, discutíamos las cosas, pero al final siempre llegábamos a acuerdos. Fue una etapa muy bonita de la que siempre me sentiré orgulloso”.

Difícilmente podrá olvidar Justo Serrano aquellas reuniones en las oficinas de la fábrica de Terrazos Ven, en aquellos meses previos a las primeras elecciones municipales del 79, y que como ocurrió en la mayoría de ciudades de España despertaron una gran expectación. “Allí me reunía con gente para que me aconsejara como José Pérez, que fue alcalde, Nicolás López Treviño y algunos más. El último que hablé fue con Clemente Cuesta, en el que todos pensábamos que era más idóneo para encabezar una lista y poder ser alcalde, como así fue”. 

A las elecciones de Tomelloso concurrieron fuerzas de todas las ideologías y se registró aquel famoso empate a diez concejales entre UCD y el PSOE con lo que en el acto de investidura sería decisivo el voto de José Ortiz, que fue el único concejal de Alianza Popular elegido. “Teníamos claro que José no apoyaría al Partido Socialista, pero en cualquier caso, hubo que hablar con él en varias ocasiones. El PSOE sacó más votos, unos poquitos mas, pero no le dio para sacar el concejal 11 que le hubiera dado la alcaldía. Al margen del resultado, lo importante fue que las elecciones se desarrollaron con gran limpieza, lo mismo que en el resto del país”.

Justo Serrano recuerda también los primeros presupuestos que manejaron “que eran los de Miguel Abad, alcalde durante la transición, y que nos facilitó mucho las cosas. El traspaso de poderes se hizo sin ningún problema, en un clima de armonía y mucha confianza”. Aunque los recursos económicos de los Ayuntamientos eran muy limitados en aquellos años, sobraban ganas de trabajar e ilusión por hacer cosas en unos tiempos en los que los concejales todavía no cobraban. “Hicimos muchas gestiones para que mujeres que habían perdido a sus maridos en la guerra o habían estado en la cárcel pudieran cobrar una pensión. Eran cantidades modestas, pero se trataba de ayudar a esas familias en la medida de lo posible. Hubo personas como Eutimio Lozano que nos ayudaron muchísimo en esta labor porque se necesitaban testigos que confirmaran que esas personas habían muerto en el frente”. 

Serrano valora igualmente el trabajo que en este tiempo llevó a cabo Blas Camacho Zancada, diputado nacional de UCD, a favor de Tomelloso. “Nos prestó una ayuda muy valiosa, dada la complicidad que tenía con el presidente Suárez, una figura que, desde mi punto de vista, no ha sido reconocida en Tomelloso. A alcaldes posteriores les propuse que le dedicaran una calle, un colegio o un parque, pero curiosamente solo encontré el apoyo moral del PSOE. Una figura tan importante como la de Suárez, o la del propio Felipe González, al que me presentaron en aquella visita que hizo a Tomelloso, merecerían un reconocimiento porque, sin duda, hablamos de los dos mejores presidentes que ha tenido la democracia española”.

“Queríamos dejar atrás el pasado”

El primer Ayuntamiento democrático ya estaba constituido cuando se votó el Referéndum de la Constitución, nos explica Clemente Cuesta. Todos los que formaban parte de aquel primer Consistorio democrático tras la dictadura de Franco admitían sin ninguna duda la Constitución. La Carta Magna era “absolutamente necesaria” para que “los españoles superáramos la  situación política que habíamos estado viviendo durante cuarenta años y lográsemos un sistema que sustentase y mantuviese los conceptos fundamentales de la democracia, como la separación de poderes, la libertad de expresión o de asociación, entre otros muchos”.

En aquel momento “la apoyamos sin ninguna duda”, el propio Clemente Cuesta siendo alcalde realizó actos explicando las ventajas que tendría que todos los españoles ratificasen la Constitución. La principal ventaja es que en estos cuarenta años “hemos vivido la única etapa de nuestra historia en la que no ha habido enfrentamientos entre los españoles, como estábamos acostumbrados en épocas anteriores”.  La Constitución tuvo un apoyo masivo por parte de los españoles, porque “queríamos dejar atrás el pasado”.

Ante las voces que pretender quitarle importancia a la Transición, Cuesta manifiesta que la “situación política actual es muy desafortunada”. En aquella “primó el entendimiento, el acuerdo, el consenso” que hizo que los partidos políticos, con ideologías muy distintas “llegaron a comprender que lo que tenían que hacer era dialogar y no enfrentarse”. Clemente Cuesta lamenta que la situación actual “es totalmente distinta a la que se vivía en aquella época. Entonces había entendimiento y hoy hay enfrentamiento”.  En ese sentido, Cuesta recuerda que en su primer mandato el Ayuntamiento lo formaban 10 concejales de UCD, otros 10 del PSOE y uno de AP. UCD gobernó con el votó de Alianza Popular pero Cuesta recuerda que repartió la presidencia de las comisiones entre las dos fuerzas mayoritarias.

Cuesta pone en valor la labor de los alcaldes y concejales a la hora de transmitir los grandes hitos de la historia reciente  a la ciudadanía. Así, asegura que la Constitución, al final, la aprueban los ciudadanos y los alcaldes y concejales “la dimos a conocer mediantes actos a los vecinos” 

“La Constitución fue un gran logro, pero hay que cumplirla”

José García Rodríguez, concejal del PSOE, en aquella primera Corporación, define aquel mandato del 79 al 83 como "un periodo en el que no hubo contrariedades, la gente tenía mucha responsabilidad y las diferencias que, inevitablemente, surgían se zanjaban rápido. Yo intenté comportarme como un concejal que buscaba siempre la máxima exigencia y honradez en las actuaciones  lo que me genero algún problema”. 

Sobre el cuarenta aniversario de la Carta Magna, García asegura que “fue sin duda un gran logro,  poder construir aquella Constitución después de 40 años de una dictadura de privilegios. Pero el problema es que hay que cumplirla. Hoy día todo está supeditado al  dinero y el poder económico y también a otras instituciones lo dominan todo, de modo que la Constitución no se cumple. La Justicia tampoco funciona demasiado bien y hay mucha desigualdad social. Hace falta una regeneración para que las instituciones vuelvan a tener crédito y la gente recupere la confianza en los políticos. Ahora se habla mucho de reformar la Constitución, pero el paso previo sería cumplir la que ya tenemos”. 

En su época de concejal, José García recuerda haber pasado por casi todas las comisiones e insiste en el talante constructivo de aquel primer Ayuntamiento. “Nos entendimos bastante bien” y se detiene en la fatídica noche del 23-F que tuvo que soportar aquella primera Corporación. “Fui de los primeros en llegar al Ayuntamiento y poco a poco fueron llegando otros compañeros con caras de gran preocupación y miedo. No sabíamos cómo podía terminar  aquello, pero por suerte aquello no prosperó. Luego después nos enteraríamos de las terribles órdenes que habían recibido la Guardia Civi de represalias hacia nosotros, que lógicamente, no se pudieron llevar a cabo”.

1660 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}