Carlos de la Osa | Viernes, 14 de Junio del 2019

Mientras Don Lotario se acercó a mirar si brotaba el redrojo alfarero, Plinio vio unos grajos que volaban desde los árboles hasta la nave, a cuya sombra estaba la segadora de alfalfa y la empacadora. Luego inició un paseíllo hasta la quitería que tenía televisión, inodoro y algunas revistas de colorines. “Quién lo iba a decir: los gañanes con `tele´, frigorífico, revistas y agua corriente”. 

El hospital de los dormidos 

FRANCISCO GARCÍA PAVÓN

1087 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}