Economía

Bodegas Centro Españolas avanza en una vendimia con menor producción y excelente calidad

Su director y enólogo, Miguel Ángel Valentín, aporta interesantes reflexiones sobre la campaña y la situación general del sector

Carlos Moreno | Jueves, 12 de Septiembre del 2019
Miguel Ángel Valentín Miguel Ángel Valentín

Bodegas Centro Españolas avanza en una vendimia  que desembocará  en la elaboración de los afamados vinos Allozo que llegan ya a 36 países.  La bodega se encuentra  en el momento de mayor faena de la vendimia; tractoristas que descargan sus remolques,  trabajadores que controlan los depósitos a los que llega el mosto, los técnicos tomando datos de las muestras en el laboratorio, movimiento en las oficinas…y el director enólogo de la bodega, Miguel Ángel Valentín, coordinando todo el trabajo. Como siempre, nos ha recibido con esa franca sonrisa y sentido del humor que siempre exhibe para contarnos cómo marcha va la vendimia y ofrecernos un análisis de la actual coyuntura del sector.  

La bodega inició la vendimia el pasado 2 de septiembre. “Empezamos con los varietales: verdejo, tempranillo de cepa baja, merlot y syrah, -explica Valentín-. La vendimia se está desarrollando con total normalidad, hay menos cantidad que el año pasado y la maduración ha sido bastante buena, sobre todo porque el año pasado las cepas estuvieron muy cargadas, pero este año no ha sido así. La viña sigue su ciclo normal y se regula de una manera natural. Llovió bien en invierno y el agua se está aprovechando bastante bien. Este año próximo habrá que tener cuidado con la poda y después con los tratamientos. La viña es un cultivo que tiene que mirar siempre hacia años venideros para que vaya cumpliendo su ciclo adecuadamente”.

El responsable de Bodegas Centro Españolas coincide en las estimaciones de menor cosecha que se vienen barajando, “aunque el porcentaje varía en función con lo que se compara. Si se compara  con la cosecha del año pasado, que fue extraordinaria en cuanto a cantidad, la reducción sí puede alcanzar el treinta por ciento. Pero con respecto a una cosecha normal, la merma está en el 10 y el 15 por ciento. Ha habido tormentas de pedrisco que han ocasionado pérdidas en lugares concretos,  pero también es cierto que están empezando a producir las viñas que se pusieron hace  tres años, con lo cual se compensa lo uno con lo otro”.

Suele ocurrir que cuando hay menos producción, el grado suba, que es lo que está pasando este año. Lo explica con mucha claridad Miguel Ángel Valentín.  “Si la planta en lugar de tener diez racimos, tiene solo seis o siete, madura mejor. Además, hemos tenido un verano en el que las noches no han sido muy calurosas  lo que ha propiciado que la maduración vaya lenta y que los azúcares y otros componentes hayan alcanzado unos parámetros muy buenos. Con esta materia prima, los vinos que se elaborarán este año pueden ser de excelente calidad”.

La bodega quiere sacar la mercado un vino nuevo, “pero todavía mantenemos el factor sorpresa. Lo estamos probando continuamente para sacarlo en sus condiciones más óptimas. Lo sacaremos para la próxima primavera. También estamos preparando algo importante para el 2021, año en el que cumpliremos 30 años, y que merecen celebrarse como Dios manda”. Alude Miguel Ángel a aquellos primeras andanzas del proyecto Allozo que arrancó con tanta fuerza e ilusión”.

Analizamos con el enólogo la situación de un mercado del vino que sigue generando mucha incertidumbre. Valentín expone su planteamiento, “es cierto que el mundo del vino está algo revuelto. Tenemos que luchar con el arma de la calidad, no hay otra. Porque el vino, además de la competencia de los vinos de otras denominaciones de origen y de otros países, también tiene la competencia a nivel mundial de otro tipo de bebidas, ya sean derivadas del vino como sangrías, vermuts… o de otras no derivadas del vino: te embotellado, acuarius, los refrescos, que además de los tradicionales, tienen cada vez más sabores, incluso aguas carbonatadas que se ofrecen ya con distintos sabores. El consumidor tiene mucho donde elegir y si damos a probar a alguien nuestros vinos, tenemos que tener cuidado, porque si no le gustan no los volverá a probar”.

Valentín aboga por realizar “unos buenos estudios de mercado que nos den pistas hacia donde tenemos que ir para ganarnos a los consumidores de los distintos países. Tiene que ser un producto de calidad que les guste, si no se inclinarán por otras bebidas”.

Asimismo, Valentín recuerda que la normativa se está endureciendo por el problema de alcoholismo que ha aparecido en algunos lugares. “El vino está declarado como alimento, y hay que tomarlo con inteligencia. Y los que estamos en el mundo del vino hay que saber adaptarnos a la coyuntura de cada país, con unas buenas campañas de publicidad y marketing, para que lleguemos a esos consumidores, siempre teniendo presente que el vino es una bebida que tiene una fermentación y que tiene que tener como mínimo 9 grados de alcohol”.

Sobre los precios, Miguel Ángel Valentín considera fundamental que haya una estabilidad, “sin esos dientes de sierra que son los que distorsionan el mercado”.


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
1421 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}