Opinión

Tomelloso en la encrucijada (VII) Declaración de Emergencia Climática. ¿Y eso qué es?

Martín Ruiz | Miércoles, 15 de Enero del 2020

Cuando se declara una emergencia en cualquier aspecto de la vida es porque existe una situación grave y alarmante (un incendio, un terremoto, un infarto, un accidente de coche, una epidemia, una quiebra...) ante la que hay que tomar medidas urgentes e inmediatas. Esto exige dedicar tiempo, esfuerzos y medios humanos y materiales para solventar la emergencia, que ha sido detectada y declarada, mediante medidas valientes y adecuadas.

El Parlamento Español declaró la Emergencia Climática en España el 17 de septiembre de 2.019, por 311 votos a favor y 24 en contra, con el objetivo primordial de "1...comprometer todas las futuras políticas del Gobierno para hacer frente a esta emergencia, así como 2. ... activar, con la máxima urgencia, políticas transversales en todas las acciones de gobierno, para alcanzar la neutralidad climática a más tardar en 2050 y 3 Promover la inversión en I+D+I en nuevas tecnologías que contribuyan a la descarbonización de todos los sectores de la economía española susceptibles de emitir gases de efecto invernadero..."

El Ayuntamiento de Tomelloso, coherente con el mandato parlamentario ha declarado a nuestra ciudad en emergencia climática, con los votos de prácticamente todos los concejales del Ayuntamiento. Es la primera decisión necesaria: hacer consciente a la ciudadanía de la situación de emergencia para empezar a tomar medidas valientes y arriesgadas (eso sí, bien meditadas) urgentemente.  Medidas que hagan descender esa emergencia de forma muy rápida.

Estamos convencidos de que esta declaración de emergencia climática del Ayuntamiento no ha sido un gesto de cara a la galería, ni para contentar a los valientes jóvenes de Juventud por el Clima, que se manifiestan y exigen medidas concretas, ni un brindis al sol para quedar chulis y modernos. Esa decisión es coherente con el informe de 11.000 científicos de todo el planeta (publicada el 5-11-2019, en la revista científica "Bioscience") que contiene un análisis riguroso, recopilando datos a lo largo de más de 40 años, en el que se puede corroborar el deterioro de los "signos vitales" del planeta. Es una realidad implacablemente matemática: según pasa el tiempo sin hacer nada, los esfuerzos que habrá que realizar en un futuro próximo serán más importantes. La década 2009-2019 ha sido una década perdida. Así que los nuevos electos (sean concejales, diputados regionales/nacionales, o senadores) deben tomar medidas a la altura de la urgencia sanitaria y climática que ya está aquí.

Los científicos proponen tomar medidas en 6 campos: freno a los gases contaminantes, transición energética protección de la naturaleza, cambios en la alimentación, reforma del sistema económico y estabilización de la población. Todo ello dentro de un enfoque que garantice la justicia social y económica, para que no sean los más pobres -personas o países- los más perjudicados por las medidas que deben tomarse. Un Ayuntamiento puede hacer, en algunos de esos campos, más y mejor que administraciones más alejadas de la ciudadanía.

Si se sigue la declaración del Parlamento Español, cualquier decisión política o administrativa que se tome debe conllevar una evaluación climática, donde la emisión de gases de efecto invernadero -o la contaminación de tierra, agua o aire- sea un criterio determinante para aprobar o rechazar las decisiones políticas o administrativas. En el plano municipal debería conllevar potentes modificaciones en las ordenanzas municipales y la creación de un poderoso departamento municipal (ocupado por expertos en clima y energía, ingenieros agrarios, agentes forestales, abogados, policía medioambiental…) con formación suficiente para diseñar y ejecutar un gran programa contra la emergencia climática.

Sean cuales sean las medidas que se tomen, deben tener fechas de terminación próximas: las emergencias no permiten plazos largos.  Para aportar un grano de arena en el debate y en los planes que -suponemos- el Ayuntamiento ya está elaborando, se proponen aquí algunas medidas que SÍ puede abordar un Ayuntamiento para mejorar la vida de sus ciudadanos y del planeta. El Ayuntamiento servirá así como catalizador y ejemplo para ciudadanía y empresas.

 Para reducir los gases contaminantes:

-Creación de una red global de carriles bici en la ciudad, sustituyendo una línea de aparcamientos de las grandes calles y avenidas de Tomelloso por carriles-bici convenientemente señalizados y protegidos por separadores seguro. La idea es  que todos los carriles-bici estén  interconectados entre sí por calles transversales.

ob.imagen.Descripcion

-Creación de una flota de transporte público de autobuses eléctricos, gratuitos, que recorran toda la ciudad, con horarios amplios.

-Instalación de una red de medidores de contaminación atmosférica en puntos claves de la localidad, con publicación instantánea de los resultados de las mediciones.

-Supresión del tráfico rodado los fines de semana en algunas de las vías principales de la ciudad.

Tomelloso es una ciudad extensa, con mucha ocupación de suelo y una densidad de población baja, lo que encarece el coste de redes de saneamiento y agua potable, telecomunicaciones, electricidad. También obliga a desplazamientos más largos para compras, colegios, ocio, etc.…. Por ello,

-se propone priorizar la concentración urbana mediante la rehabilitación de viviendas y solares urbanos existentes y la remodelación de los degradados, evitando ocupar nuevas superficies de suelo en el exterior del casco. 

-Diferenciación del IBI -la "contribución"- en función del uso del inmueble: se puede bonificar a las viviendas que hayan emprendido procesos de rehabilitación dentro de los parámetros climáticos y ecosociales previamente definidos.

 Para proteger la naturaleza

-Arbolar la ciudad: Según la FAO, los árboles, colocados estratégicamente, pueden llegar a reducir las necesidades de aire acondicionado en un 30 por ciento, y contribuir a ahorrar un 50 por ciento de la energía empleada en calefacción. Además, un árbol frondoso absorbe más de 100 kg de CO2 anuales. Por tanto, crear bosques urbanos, reproduciendo el modelo de las calles Asunción Cepeda y Soria podría redundar en beneficios no solo estéticos sino también económicos y ambientales: plantación de árboles en ambos lados de las aceras de todas aquellas calles que tengan una anchura mínima y aumento radical de la densidad arbórea de los nuevos parques, creando nuevos espacios arbolados. Los técnicos municipales determinarán la mejor forma para evitar problemas de raíces y seleccionar las calles más adecuadas. La ejecución de esta medida debería ser permanente y constante, hasta lograr que, junto con otras medidas, la ciudad se convierta en una “isla térmica protectora de las olas de calor”. La participación y el acuerdo de los vecinos afectados sería una garantía de éxito de esta medida.

-Subvención y reducción de impuestos municipales a todos aquellos agricultores, cooperativas o empresas (agrarias o no) que mediante contrato con el ayuntamiento, planten árboles de gran porte en lindes, caminos y parcelas, comprometiéndose a mantenerlos (riego, abonado, protección contra animales...) durante los primeros 10 años. Aquellos agricultores, empresas o cooperativas que participen pueden ser premiados con etiquetas de sostenibilidad y catalogando a sus productos como vanguardia frente al calentamiento global: las nuevas generaciones están muy concienciadas sobre la crisis climática, son los consumidores del futuro que se volcarán en la adquisición de productos biológicos o con etiquetas de sostenibilidad y rechazarán aquellos sin este tipo de etiquetas, o con etiquetas negativas. La elección de viñadores o la concesión de ayudas y subvenciones a empresas, asociaciones, clubes... también deberían contemplar criterios de emergencia climática. Para que todo esto sea transparente se puede crear un Registro de empresas y asociaciones locales con buenas prácticas ambientales.

-Transformación del antiguo vertedero del camino de Campo de Criptana en un bosque denso. Parte de las plantaciones, y no solo en plan simbólico, podrían hacerlas los estudiantes de escuelas e institutos haciéndolas coincidir con el día de la tierra, del medio ambiente, del agua, Agenda 21, etc.

-Enriquecimiento de la Agenda Local Escolar 21, para incidir, fundamentalmente, en el conocimiento de la crisis climática y reducir la pérdida de biodiversidad que ya sufre el planeta. La instalación de un aula de la naturaleza en el antiguo vertedero (con modelos de aerogeneradores, un parque fotovoltaico y otros elementos educativos) ayudaría a la educación climática de jóvenes y adultos.

-Ubicación en Tomelloso de estudios de Formación Profesional de Grado Superior de energías renovables y sobre agricultura ecológica. La formación de nuestros jóvenes en estos terrenos favorecerá la aparición de microempresas y negocios que ya cuentan con una fuerte demanda, que será mucho mayor en un futuro inmediato. Se crearán muchos puestos de trabajo que hagan bajar el alto porcentaje de paro que sufre la ciudad. La UE apoyará este tipo de formación. 

Para afrontar la Transición energética

La Agencia Internacional de la Energía -poco sospechosa de ecologista o de alarmista- declaró en 2008 que ya se había alcanzado el pico mundial de extracción de petróleo y otros hidrocarburos (el máximo a partir del cual cada vez se extrae menos). Si cada vez se extrae menos petróleo la demanda se disparará, el precio de los combustibles subirá por escasez del producto y exceso de demanda. En este sentido, es necesario transitar hacia un modelo económico bajo en carbono y en el que cada vez se necesite menos petróleo. Las alternativas limpias al petróleo son las energías renovables, que convierten en electricidad la luz y el calor del sol, la fuerza del viento, la energía del agua en movimiento, o el calor potencial de la biomasa.  Por ello:

-Contrato de todo el suministro eléctrico municipal con comercializadoras que proporcionen energía eléctrica de origen verde, es decir, fabricada con fuentes renovables. Así lo han hecho ya más de 700 ayuntamientos españoles de todos los tamaños, desde Madrid a Barcelona pasando por Vic, Zaragoza, Sant Feliú,Santiago o Gavá.

-Sometimiento a criterios medioambientales de todas las empresas que contraten con el Ayuntamiento cualquier servicio: Las muy emisoras de GEIs recibirán puntos negativos en licitaciones y contratos.

-Colocación de colectores fotovoltaicos en todos los tejados de edificios públicos (Ayuntamiento, colegios, institutos, juzgados, instalaciones deportivas, Policía Local, centros de barrio…).

-Un Ayuntamiento que ha declarado la emergencia climática propondrá a sus vecinos la instalación de placas fotovoltaicas en los tejados de sus casas. En Tomelloso hay miles de casas, la mayoría idóneas para fabricar electricidad sin producir Gases de Efecto Invernadero. Si además es un Ayuntamiento fuerte y comprometido puede seguir el ejemplo de Rivas-Vaciamadrid.

ob.imagen.Descripcion

En esencia, el Ayuntamiento negocia con entidades bancarias para que se concedan préstamos (a muy bajo interés o a interés cero y avalados por el Ayuntamiento) a todos los vecinos que quieran llenar sus tejados de colectores fotovoltaicos; las cuotas mensuales o anuales del préstamo se devuelven con los rendimientos de las placas solares, de forma que el vecino o vecina no desembolsa ni un euro. La instalación y puesta en marcha se paga con el préstamo bancario; las cuotas del préstamo -variables- se pagan con el rendimiento de las placas. Al cabo de 8-9 años el préstamo se ha devuelto y la instalación es propiedad del vecino. En ese momento, el vecino obtiene ingresos procedentes del rendimiento de los colectores solares  en forma de energía eléctrica.           El coste estimado de la instalación, si se incluyen baterías, está entre 10 y 15.000 euros -según las características de cada vivienda- y conlleva un contador de doble entrada, que permite "echar las cuentas" con la compañía eléctrica. Lo más interesante es que desde que se instalan los colectores fotovoltaicos, toda la electricidad fabricada no ha generado CO2.

-El Ayuntamiento puede estimular -mediante reducciones de impuestos locales, subvenciones, premios, reconocimientos, etc.-  la creación de huertos solares en terrenos de particulares.  También puede proponer la creación de un gran parque fotovoltaico municipal, con participación financiera voluntaria de los vecinos, que proporcione energía eléctrica para las necesidades ciudadanas e industriales de la ciudad.

El coche eléctrico aterrizará con fuerza en nuestro país, a precios competitivos, en los próximos 2 años.  Las grandes marcas los fabrican ya en serie y contarán con subvenciones gubernamentales.

-Nuestro Ayuntamiento puede renovar su flota con vehículos eléctricos y al mismo tiempo construir varias electrolineras municipales, para recargar sus vehículos y los de particulares que lo deseen. Esto "animará" al sector privado para instalar también sus propias electrolineras. Si tanto las públicas como las privadas se alimentan con colectores fotovoltaicos se estará trabajando en dos frentes al mismo tiempo.

Ha de tenerse en cuenta que en Tomelloso y comarca existen empresas con experiencia en la instalación de colectores fotovoltaicos. Las medidas que aquí se proponen crearán muchos puestos de trabajo especializados, permitiendo a esas empresas expandirse por otras ciudades y comarcas.

-Negociación con los supermercados locales para que sus plazas de aparcamiento exterior sean recubiertas con colectores fotovoltaicos.

Ayudas a las empresas. Las empresas metalúrgicas de Tomelloso necesitan mucha energía por las propias características de sus procesos productivos. Nuestro Ayuntamiento debería exigir a la JCCM líneas de subvenciones para que ITECAM investigue, a fondo y de manera sostenida en el tiempo, sobre procesos de eficiencia energética en este tipo de procesos. Como el Mercado de Derechos de Emisión de CO2 se acabará implementando más pronto que tarde también para las medianas empresas, es muy probable que toda instalación emisora de dióxido de carbono deba comprar Derechos de Emisión o tomar medidas compensatorias. Nuestro Ayuntamiento podría conveniar con la Asociación Comarcal de Empresarios, el ofrecimiento de terrenos gratuitos o a muy bajo alquiler a esas empresas, para que planten tantos miles de árboles como sean necesarios para compensar su huella de carbono.

-En concordancia con la medida anterior, -mediante subvenciones y otra medidas- se puede animar a los propietarios de tierras en varios kilómetros alrededor de la ciudad para que planten árboles, en la idea de crear un bosque denso alrededor de la ciudad, una corona circular boscosa que ayude a Tomelloso a completarse como isla térmica  protectora de las olas de calor y genere biodiversidad en flora y fauna. Ya se sabe: un árbol frondoso absorbe más de 100 kg de CO2 anuales.

-Los restos de poda de viña, olivo, pistacho, almendro, etc., así como sus residuos y restos de carpintería pueden ser utilizados como combustible renovable de una central térmica de producción de agua caliente y electricidad local. Una Universidad nórdica formuló un proyecto en este sentido. ¿Por qué no recuperar ese proyecto -u otro parecido- y ponerlo en marcha? Mejor eso que la locura de enviar esa biomasa a Puertollano (a 140 km de aquí, con alto coste energético del transporte y la correspondiente emisión de CO2). Recordemos el lema ecologista: piensa globalmente, actúa localmente.

-Para mejorar la alimentación:

La producción de carne en el mundo alcanzó los 309 millones de toneladas en 2013. Para el año 2050 se espera alcanzar los 465 millones de toneladas. Para producir un kilo de bovino se necesitan 15.000 litros de agua (consumo del animal, riego de cereales para alimentación, etc.) para un kilo de cerdo 4.900 litros y para producir un kilo de ave se necesitan 4.000 litros de agua. El ganado es el responsable del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial; solo el ganado bovino es responsable del 9,7%. Además, el conjunto del ganado es responsable del 50% de las emisiones de metano (FAO).

Reducir el consumo de carne -sobre todo carne roja- es una necesidad del planeta. Una dieta basada principalmente en vegetales y con menor consumo de productos animales reducirá significativamente las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero y, a su vez, liberará tierras agrícolas para el cultivo de alimentos humanos, en lugar de alimentos para el ganado.

-Un Ayuntamiento puede conveniar con las empresas que gestionan los comedores escolares el paso a menús saludables, con menor consumo de carne y mayor de productos agrarios. Se pueden organizar actividades de formación para familias, organizar campañas de promoción de tapas y pucheros saludables...

-Creación de una campaña de concienciación medioambiental en colegios, Institutos, centros de barrio y de mayores, llevando a miembros de “Juventud por el Clima” y otros activistas medioambientales por estos centros, así como en la radio y televisión locales (en Italia una asignatura sobre Cambio Climático será obligatoria a partir del próximo curso). Esta medida debería ser inmediata, aprovechando la fuerza y la ilusión que estos jóvenes activistas y la repercusión mediática de sus movilizaciones y propuestas tienen en estos momentos.

Todas las medidas anteriores -y muchas otras que se deberán tomar- conllevan un fuerte aumento de la plantilla actual de jardineros, agentes medioambientales y titulados superiores del ayuntamiento de Tomelloso, pero sobre todo el compromiso de luchar decididamente contra la crisis climática y poner a nuestra ciudad como referente en este aspecto, lo que generará, además, la creación de empresas y puestos de trabajo especializados.

La nueva Comisión Europea ha propuesto el Pacto Verde Europeo, cuyo objetivo principal es la lucha contra la crisis climática, a la que dedicará un presupuesto de más 100.000 millones de euros entre 2021 y 2027. Se utilizará el Mecanismo para una Transición Justa que financiará la formación de  los trabajadores y jóvenes para obtener capacidades y competencias para el mercado laboral del futuro;  ayudará a las pymes, empresas emergentes y viveros de empresas, a crear nuevas oportunidades económicas y apoyará las inversiones en la transición hacia las energías limpias.

Un segundo fondo de ese mecanismo movilizará inversiones en energías sostenibles y transporte (al tren, amigos, al tren). Un tercer fondo proporcionará préstamos al sector público para inversiones en las redes de calefacción urbana y la renovación de edificios. La Comisión presentará una propuesta legislativa para la creación de todos estos mecanismos en marzo de 2020. Aquellos que siguen negando la emergencia climática y la penuria energética solo tienen que pensar en esta política europea y mirar a Australia e Irán, donde encontrarán muchas respuestas.

Parece que nuestro Ayuntamiento ha iniciado una agenda europeísta e internacional. Implicarse a fondo en la lucha contra la crisis climática puede proporcionar muchos fondos europeos y muchas oportunidades para empresas y ciudadanía, además de reforzar esa agenda europeísta. Todo ello con el objetivo de afrontar la ineludible crisis climática que ya padecemos.

Si nuestros líderes políticos, económicos y sociales quieren que Tomelloso deje de perder población y de ser la tercera ciudad de la región (de más de 30.000 habitantes) con más paro, no queda más remedio que conseguir en esta legislatura los servicios e inversiones que disfrutan otras localidades más pequeñas y lanzarse por la vía social, económica y política de lucha contra la crisis climática que sufre ya el planeta.

En la próxima entrega hablaremos de los servicios sanitarios en Tomelloso.

1397 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}