Economía

Confirman la caída de hasta el 90% de la campaña oleícola en Ciudad Real, que cerrará por debajo de las 40.000 toneladas de aceite

Julia Yébenes / Lanza | Jueves, 23 de Enero del 2020

La campaña de aceituna de 2020 que termina estos días será “desastrosa” en la provincia de Ciudad Real, al haberse cerrado unos 200 millones de kilos y una producción menor a las 40.000 toneladas de aceite de oliva, muy por debajo de las 70.000 alcanzadas la pasada temporada.

El gerente de Asaja Ciudad Real, Agustín Miranda, ha confirmado las reducciones medias de entre el 50 y el 60 por ciento en la provincia por la sequía y la vecería, que en puntos de comarcas como Pastos, Montes Norte o Montiel han sido más notables, de hasta el 90 por ciento.

Estas pérdidas representan un “lastre” económico, principalmente para los titulares de los olivares tradicionales.

De hecho, se ha dejado de recolectar, según Miranda, el 20 por ciento de superficie de este sistema de cultivo, debido a “los altos costes de la mano de obra”. Precisamente, es otro elemento negativo que afecta a los pueblos de la España ‘vaciada’, que es donde principalmente se encuentran las plantaciones de olivares de secano, con bajo rendimiento.

Menos costes laborales conllevan los trabajos de recogida en los olivares intensivos y superintensivos, aunque también hayan repercutido falta de rentabilidad, ya que el sector, en su conjunto, ha recordado el portavoz de Asaja, está sufriendo con gravedad los bajos precios de la aceituna y el aceite, con una caída de más del 15% respecto a las cotizaciones referenciadas el año pasado.

“Los perjuicios son para todos, por la disminución de los precios y el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros el año pasado y el repunte hasta los 950 previsto para éste”.

La situación “es muy difícil y complicada” y representa, a juicio del gerente de Asaja,  “un gran quebranto económico a muchas familias de los pueblos de Ciudad Real y de otros puntos de la región”.

Respecto a las medidas para activar las operaciones en un mercado “apático”, no han tenido, para Miranda, los efectos previstos. A su juicio, no han solucionado la crisis en el sector, originada por los excedentes derivados de la gran campaña del año pasado y consolidada por la presión arancelaria de Estados Unidos.

Precisamente, el almacenamiento privado, con ayudas procedentes de la Unión Europea para guardar -en cuatro convocatorias- 150.000 toneladas, sólo ha promovido que hasta ahora se hayan retirado 20.000 t.

Desequilibrio de costes

Desde UPA Castilla-La Mancha han coinciden en un balance de campaña “catastrófico” por la poca producción e insisten en que no hay razones lógicas que justifiquen que el aceite de oliva virgen extra se encuentre en el entorno de los 2 euros cuando el coste de producción supera los 2,7 euros.

También interpretan la situación en este sector como un factor que profundiza la crisis demográfica en el mundo rural, porque al haber menos empleo, hay menos ingresos en las familias que provocan el abandono de sus miembros más jóvenes.

1049 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}