100Pavón

Pavón 2.0

Carlos de la Osa | Lunes, 6 de Abril del 2020

Y el mozo echó a andar con decisión por la parte trasera de la quintería. A cosa como de unos trescientos metros, se detuvieron. En efecto, totalmente a ras del suelo, al final de la linde, sin más señal que unas piedras mal colocadas, se abría un anchísimo pozo muy redondo y bien obrado, con brocales regulares.

–Es muy hondo, muy hondo –dijo el mozo al tiempo que tiraba una piedra.

Hicieron oído y al cabo de unos instantes se oyó un golpe sordo.

–¿Y está seco? –preguntó el veterinario.

–Seco como la tierra.

Plinio y don Lotario quedaron mirándose"


FRANCISCO GARCÍA PAVÓN

Historias de Plinio. El charco de sangre

1041 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Pavón 2.0

Miércoles, 20 de Mayo del 2020

Pavón 2.0

Miércoles, 13 de Mayo del 2020

Pavón 2.0

Sábado, 2 de Mayo del 2020

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}