100Pavón

Pavón 2.0

Carlos de la Osa | Lunes, 6 de Abril del 2020

Y el mozo echó a andar con decisión por la parte trasera de la quintería. A cosa como de unos trescientos metros, se detuvieron. En efecto, totalmente a ras del suelo, al final de la linde, sin más señal que unas piedras mal colocadas, se abría un anchísimo pozo muy redondo y bien obrado, con brocales regulares.

–Es muy hondo, muy hondo –dijo el mozo al tiempo que tiraba una piedra.

Hicieron oído y al cabo de unos instantes se oyó un golpe sordo.

–¿Y está seco? –preguntó el veterinario.

–Seco como la tierra.

Plinio y don Lotario quedaron mirándose"


FRANCISCO GARCÍA PAVÓN

Historias de Plinio. El charco de sangre

1090 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Pavón 2.0

Jueves, 11 de Junio del 2020

Pavón 2.0

Sábado, 30 de Mayo del 2020

Pavón 2.0

Miércoles, 20 de Mayo del 2020

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}