Opinión

Récord mosqueante

| Sábado, 6 de Junio del 2020

Que en este mundo hay gente para todo ya lo dijo en su día el famoso torero Guerrita. Los gustos, habilidades y hasta las manías reposan en el interior de cada uno de nosotros…y nosotras. Una de las demostraciones más palpables de esta aseveración la podemos encontrar en los récords tan variopintos que a menudo aparecen en las noticias de los periódicos.

Como en botica, hay records Guinness de todos los calibres y para todos los gustos…o disgustos.  Porque los hay que se ostentan obligados por la naturaleza sin más pretensiones ni esfuerzos, sin necesidad de preparaciones previas para quienes los tienen y que pueden ser muy agradables para aquellos que los disfrutan o sumamente molestos para quienes los padecen.

Existen al contrario récords que son fruto de un esfuerzo, siendo los más plausibles aquellos que reportan algún beneficio propio o ajeno y por supuesto que también los deportivos. Después están los que se buscan a conciencia sin más ánimo que pasar a la posteridad y que no requieren mayor mérito que la ocurrencia y la paciencia. Porque los hay que bien sirven como ejemplo de que “sarna con gusto no pica”. Estar en posesión del récord de tener las uñas más largas por poner un ejemplo poco doloroso pero mogollón de molesto o aquel que ostenta un paisano de nuestra provincia que consiste en colgarse de su cara a base de pellizcos un “porrón” de pinzas para tender la ropa cubriéndola completamente; verlo, créanme, produce sarpullidos pero el “récordman” por lo que pudimos ver lo disfruta tan tranquilo y tan contento.

Uno de los tipos de récords que más atrae a la gente es aquél que mide la capacidad de aguante o los que provocan capacidad de asombro ante la originalidad del mismo, como es el logrado mucho más lejos de nosotros por una mujer de Formosa propietaria de una granja de cerdos. La “récordwoman” en cuestión ha batido el record de cazar…mosquitos. Cuatro millones de dípteros se ha metido en el zurrón está cazadora oriental en un solo mes; ustedes se preguntarán cómo ha podido hacerlo; pues desde luego que a base de paciencia no tanto para cazarlos, que también, sino para contarlos después.

Y es que el método empleado sería calificado por los ecologistas como “criminal” porque la extintora ha utilizado un método mosqueante, nunca mejor dicho pues se ha ayudado de unas potentes máquinas que atraían a los bichitos de manera masiva. Esta “masacradora” de mosquitos, además de pasar al libro Guinness se ha embolsado una bonita cantidad de dinero ya que su botín ha servido para publicitar a una casa de insecticidas.

Considero que concederle este premio, ya digo, más que por haberlos cazado debe haber sido por la paciencia que ha tenido en contarlos. Porque tiene bemoles contar cuatro millones de mosquitos, aunque los haya cazado y contado en un mes; ni que fueran ovejitas en unas prolongadas noches de insomnio por motivos laborales. Por cierto ¿alguien me puede decir quién demonios posee este récord?

1222 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Rosas de estío

Lunes, 13 de Julio del 2020

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}