Opinión

Tontos pa... siempre

Joaquín Patón Pardina | Sábado, 17 de Octubre del 2020

No estoy seguro si habría que hablar de tontos con sentido manchego o de ignorantes a secas.

La evidencia nos dice que evadirse del calificativo de ignorante es solo para orgullosos, fatuos, presuntuosos, fanfarrones, soberbios, dictadores y demás individuos e individuas de esta línea de existencia.

De todos es sabido que muchos, verdaderamente sabios en la historia de la humanidad, se han declarado ignorantes.

Etimológicamente la palabra ignorante proviene del prefijo “in” , que equivale a negación=no y del participio presente del verbo latino “nosco” que podríamos traducir por conocer o saber, con lo cual tenemos el significado de desconociente, insabiente, es por eso que en nuestro actual español lo traducimos por ignorante y como sinónimo de inculto o iletrado.

Esto nos lleva a ver que cuando hablamos de una persona especialista en tal materia sabe mucho de su tema, pero ignora o desconoce mucho o casi todo de otras disciplinas. Con la amplitud y multiplicidad de conocimientos  que integran las ciencias es imposible la persona enciclopedia.

Habiéndome enterado de las noticias sobre nuevas medidas de confinamiento, cerramiento de universidades, residencias de estudiantes, en Salamanca, Granada, Valencia y otras ciudades de media España, perdón, de “Este País” (así hay que llamarla ahora para ser políticamente correcto, so pena de que te llamen facha los lustrados modernitas).

Siendo yo, desde luego, ignorante y altamente ingenuo, porque pienso que las personas no tienen intencionalidad de hacer el mal a sus congéneres, más bien es ignorancia según el Intelectualismo Moral de Sócrates (del que soy admirador), llego a pensar que esas personas que se exponen y exponen a otras al contagio de la Covid-19, si no son perversos en sus actos, necesariamente deben ser tontos, o sea, que en su “pucherete”  mental cabe muy poco “caldete”.  Saturan su intelecto con el esfuerzo de cerrar la boca de vez en cuando. Sudan para conseguir el resultado de vestirse cada día. Intentan tomar la sopa con el tenedor.

Y esos en muchos casos van a ser los gobernantes, médicos, ingenieros, farmacéuticos, periodistas, mecánicos, transportistas, artistas y demás profesionales que una sociedad necesita.

Esos que optan por la borrachera, la juerga y el desmadre con amiguetes y amiguillas, en lugar de protegerse a ellos mismos, a la sociedad y a sus familias. Todos o muchos son mantenidos por el esfuerzo y el trabajo extenuante de sus padres, para pagarles la matrícula universitaria, el piso, la residencia, los viajes, la manutención, etc. etc. A no ser que tengan becas del Estado conseguidas con, a saber, qué métodos y  pagadas por los contribuyentes, como tú y yo.

A todo esto se une la Reforma de la Educación que prepara la ministra del ramo María Isabel Celaá Diéguez y sus adláteres, en la que no sólo se reducen los tiempos y la importancia de asignaturas que enseñan a pensar (vg.: Filosofía, Ética), sino que además se puede progresar en los estudios, los grados o las carreras sin necesidad de repetir curso, por no haber conseguido los objetivos programados ni las competencias pertinentes.

Por lo tanto, querido lector, no me despido de estudiar… Qué digo, estudiar no,  cursar las carreras que más me gusten, sin el menor esfuerzo. La repetición de curso es una medida extrema, que se contempla en la letra pequeña, pero difícilmente aplicable. Durante el estado de alarma de marzo a junio los profesores de Enseñanzas Medias y Bachillerato, al menos, debieron respaldar con razones exigentes la decisión de que un alumno repitiera; no valían las bajas notas, el poco trabajo y el nulo interés demostrado durante el curso.

Esta visión de  nuestra sociedad sería absurda si nos moviésemos solamente con la información que las grandes empresas quieren que tengamos. Pero tú y yo, admirado lector, no nos paramos en las “primeras matas”. Sabes pensar y quieres hacerlo. Lo inmediato que percibes es el sin sentido del nihilismo que nos presentan. Nada tiene valor por sí. Somos nosotros los que imprimimos de valor a los seres, dependiendo de nuestros intereses crematísticos. Somos nosotros, mejor los falsos políticos,  los que “ponemos (ponen) en valor” lo que decimos debe interesar a la sociedad.

En conclusión, cuando sólo se observa una cara del poliedro, que es la vida, concluimos con el pesimismo y el sometimiento al que nos arredran.

La otra cara es  la que se muestra otras realidades. En el tema que nos ocupa vemos que la gran mayoría de los estudiantes no se quedan en las simples borracheras y las noches de juerga. Lo he comentado otras veces.

Lo que no se ve en los informativos obedientes a las voces de sus amos con falso barniz de libertad de prensa: -Es el esfuerzo constante de horas interminables de estudios y de clases. -Los temarios dominados con soltura y eficacia por la intelectualidad de infinidad de chicas y chicos encerrados en sus habitaciones.      -Las habilidades conseguidas en los laboratorios,  quirófanos y sesiones de pruebas.

Quiere ignorarse: A las gentes que consiguen sobresalientes en sus carreras, Trabajos de Fin de Grado o de Master.         -Estudiantes incansables que consiguen sacar en el mismo año el curso correspondiente y el T F G a base de titánicos esfuerzos.

Se obvia el fichaje por grandes empresas internacionales de muchos alumnos y alumnas brillantes, incluso antes de terminar sus estudios.

Se palpa la inutilidad de muchos políticos que sin valorar los cerebros de los españoles hacen que tengan que buscar trabajo (como en los años de la dictadura, salían los obreros a Alemania, Francia u otras naciones) en países donde los valoran y les retribuyen su eficiencia como merecen.

A pesar de todo sigo siendo optimista, gracias a Dios no me falta “LA TERCA ESPERANZA”.

OTRO MUNDO ES POSIBLE… si nos empeñamos.

1484 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}