Opinión

Con voz pero sin voto

Juan José Sánchez Ondal | Martes, 27 de Octubre del 2020

Dos noticias me mueven a escribir estas letras. Una, la exposición al público por 15 días para alegaciones de la iniciativa para la denominación de calles, parque San Antonio y Teatro Municipal. Concretamente se proponen denominar al Teatro Municipal como “Marcelo Grande”, y el cambio de nombre de varias calles. Otra el artículo de Tinete “El baile de los nombres” publicado en este periódico el 18 del presente.

Con ese estilo franco, directo, propio, tomellosero, del pequeño de los Negrillos, al que conocí niño, tras Emiliano y el querido y llorado compañero de curso y gran amigo Rafel,  (q.p,d.), José Antonio propone para el teatro el nombre de RAMÓN CASERO, tal vez desconocido para la juventud de ahora pero que fue, nos dice,  “ pionero para el teatro, lo amaba más que a su familia, se desvivía por el teatro, hizo alguna que otra compañía, siempre ayudaba y dirigía las obras que hacíamos en el Colegio de los Padres Carmelitas, para celebrar la fiesta de Santo Tomás de Aquino, entonces el día siete de marzo, nos elegía para representar las obras, a mí no pues yo era malo, malo no, lo siguiente, estaba de director, montador de todo, lo veías por la calle e iba hablando solo, y no, es que iba recitando algo o recordando algún texto, trabajaba en la Fábrica de Harinas de Belló, y siempre lo veías por el patio en el tiempo libre leyendo alguna obra; creo que en Tomelloso no hemos tenido un personaje más amante del teatro que Don Ramón Casero.”

Con voz, pero sin voto, en cuanto no soy vecino ni domiciliado en Tomelloso,  me adhiero emocionado a su propuesta a la que puedo añadir que no sólo en las veladas músico-teatrales del colegio de Santo Tomás, Ramón Casero participaba dirigiéndonos con  una ilusión, una vocación y una entrega desinteresada, propias solamente del que ama el arte de Talía por encima de todo, sino que, en las mismas condiciones, participó en las veladas de las fiestas de la Plaza del Carmen, de actualidad en estas fechas por la tala de sus árboles.

Conservo memoria gráfica de la Velada literario-musical del Colegio de Santo Tomás de Aquino, a su glorioso patrón El Ángel de las escuelas. Tomelloso, 18 de marzo de 1955, en la que, bajo su dirección escénica, Jesús de la Santa López  (Don Paco) e Ignacio Carretero Rosado  (Leoncio) representaron el entremés mímico “El espejo encantado” y, en la segunda parte, se puso en escena “El terrible Homobono”, cuento humorístico en un acto, de Juan Mir, con un largo reparto de trece personajes encabezados por  el hoy ingeniero y querido amigo Ignacio Carretero Rosado, (Hobono Lechuga), éste superviviente en el papel del Marqués de Mirabal, el gran médico Evaristo Quevedo Morales, (Campeche), Ramón Serrano García (El Cazuelo), otros más que figuran en el programa y, cerrando filas, nuestro amigo y recién nombrado Hijo predilecto de Tomelloso, Blas Camacho Zancada, en el papel de  Gañan 3º.

No asumió Casero, afortunadamente, en aquella velada, la dirección artística de mi osada intervención, autoría de guión incluida, en la imitación de Gila, que durante algún tiempo dio motivo a que me apodaran con ese apellido.

Conservo los papeles de las obras que, por aquellos años, también bajo la dirección de Ramón, interpretamos en las fiestas del Carmen, las más en la plaza, alguna en el campo de futbol cercano. El sainete de los hermanos Álvarez Quintero “Sangre Gorda” que, en el papel de Santiago, interpreté con Pili Carretero Ayuso en 1956, pieza muy querida por Ramón que, después, él mismo, en otra ocasión, interpretaría con Pili.  “El ojito derecho” de los mismo autores, que interpretó mi hermano Luis (q. p. d.) o el enredo de parentescos y apellidos vascos que hube de interpretar, en el papel de Pio Paez, intentando confeccionar el intrincado padrón para el censo en “Cuando los hijos de Adán no son los hijos de la Evarista” y algunos más de los que he perdido memoria, aunque conservo fotografías.

Ramón Casero era un todo terreno de la escena y de la pre-escena; era el hombre-teatro de Tomelloso: actor, director, regidor, maquillador, escenógrafo, diseñador de vestuario, apuntador…

Por cierto, en el programa de la velada del colegio a que he hecho referencia, intervino, también, un niño recitando la poesía “El médico cazador” de Vital Haza.  Esa que comienza:

“Un doctor muy afanado,/ que jamás cazado había,/ salió una vez, invitado,/ a una alegre cacería.” Y termina:”–«¡Doctor! –exclamó Guillermo/con rabia mal reprimida–, /¡Ahí va un enfermo! ¡Un enfermo!»/ Y ¡pum! ¡Lo mató en seguida!”

Se llamaba Ramoncito Casero Linares. Era hijo de Ramón Casero. Muchos años después en el Ayuntamiento de Madrid topé con un Ramón Casero, gran informático del Centro de tratamiento de datos de la capital. Le pregunté por su origen y resultó ser este Ramoncito al que entregué una fotocopia del programa en el que ambos figurábamos. Desde aquí le envío mis saludos, pues perdí su pista.


El programa lleva la mención de Don ramón Casero como director de escena, entre otros dos nombres que quisiera destacar: El del Director musical: Don Eloy Migallón y el del Tenor solista: Don José Carretero. Migallón, a veces al alimón con el Padre Pedro, otras solo, nos dirigía en los coros del colegio y, sólo,  en los de los Coros y Danzas con la misma maestría, entrega, generosidad y afición que Ramón en la escena. En aquellas ocasión en una selección del “Cancionero Manchego”, la magna obra recopiladora que llevara a cabo el maestro don Pedro Echevarría Bravo, vecino también del barrio del Carmen, que, merecidamente, posee calle en Tomelloso, y la “Jota del trust de los Tenorios” en la que se luciría, como solista, Pepe Carretero. De aquellos ensayos con el Padre Pedro me viene a la memoria una anécdota. Ante nuestra torpeza y reiterado desafine en un punto determinado, el Padre nos repetía: “niños atended: es sol, fa, re, mi, dooooo”. A la salida, con su gran sentido del humor, Gabriel Patón le remedaba: “niños: es sol fa ri me dióooo”.

No puedo terminar estas, ya largas, líneas sin resaltar la obra de José Carretero, Pepe, verdadera Voz de Tomelloso de entonces y durante mucho tiempo en la ciudad, en España y en el extranjero con los Coros y Danzas de Tomelloso; en las veladas del colegio, en la iglesia parroquial y en la capilla del hospital de las monjas. Recuerdo sus interpretaciones de “La salida de Juan” de los Gavilanes, de “El Sembrador”” de La Rosa del azafrán, de “Los vareadores” de Luisa Fernanda, en las que le hacíamos los coros, admirados de sus facultades, de la potencia, de la belleza, del timbre de su voz. Voz malograda para la gran escena, merecedora de oportunidades más tempranas. Sé que se las ofrecieron por entonces. En una ocasión me comentaba: “Ya a esta edad…si me lo hubieran ofrecido antes…” Vaya desde aquí y desde la distancia de tantos años, mi recuerdo de admiración y de cariño a su memoria. No tengo el gusto de conocer personalmente a su hijo, gran pintor, del que sigo sus éxitos desde lejos, sin duda heredero de las dotes artísticas del padre.

¿Acaso no merece este trío de sencillos, pero grandes artistas, que se perpetúen sus nombres en su ciudad de una u otra forma?

Ya que no tengo voto,  vaya mi voz por ellos, por los tres y por cada uno.

Madrid, en confinamiento, 21 de octubre de 2020.

Nota:

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, las de La Voz de Tomelloso. Las cartas remitidas a este medio deben ir debidamente firmadas y con el DNI. 

1376 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}