Opinión

Cunill II. Novillero del Maestrazgo

Juan José Sánchez Ondal | Miércoles, 7 de Abril del 2021

Hemos ido leyendo con  interés, y sirviéndonos de ellos en algunos aspectos, los capítulos de la “Historia de la antigua plaza de toros de Tomelloso” publicados en este periódico, escritos por Ángel Martín-Fontecha, al que no tengo el gusto de conocer, pero del que tengo noticia es autor de diversos  y meritorios trabajos históricos y al que titulan “Autodidacta en la investigación de la historia de Herencia”. Toda labor de investigación es digna de encomio y la de este autor, en lo que le he leído,  lo es en gran medida. Al tratar de Cagancho en mi reciente artículo “Como Cagancho en Almagro” citaba el capítulo IV  de la mencionada historia de la plaza en cuanto recoge su intervención en la corrida  del 12 de septiembre de 1933 con ganado de  Domecq,  alternando con Bienvenida.  Añadía yo la corrida  de 11 de septiembre de 1935 en la feria de ese año, en la que, en sustitución de  Luis Gómez, “El Estudiante”  que, según informaba la prensa, había tenido que guardar cama como consecuencia de una dolencia hepática,  (La Libertad - Año XVII Número 4819 - 11/09/1935, p. 6)  hizo terna con Armillita y Curro Caro,     lidiando  toros de Santa Coloma. (La Libertad - Año XVII Número 4820 -12/09/1935, p. 4.) Y habíamos encontrado, asimismo, la que debió ser la segunda corrida de la feria de ese año (La Voz de Aragón: diario gráfico independiente: Año XI Número 3058 - 17 Septiembre 1935, p. 8) en la que alternaron “Juanito Belmonte, regular en el primero y superior en el tercero y Sánchez Mejías, superior en ambos.”, matadores a los que se refiere Ángel como anunciados en uno de los carteles de las fiestas. Pero el plato fuerte de los festejos de aquel año para él “es otro drama que unir a la historia trágica del antiguo coso taurino de Tomelloso.  Se tratra de la cogida y muerte del novillero Cunill II, descrita con todo detalle por el insigne escritor Francisco García Pavón en su cuento número XVII de “Los Liberales”, del que transcribe literalmente dicha descripción y demás detalles y circunstancias de su muerte a consecuencia de la cogida por el novillo “Caliqueño”, su entierro  y el problema que la llegada del cadáver del  teniente tomellosero de las milicias,  José María Cuadrado Sánchez-Perales,  dio lugar al “desnichamiento”, tres años después, del referido novillero del Maestrazgo, Cunill II, que no reproducimos aquí ya que puede consultarse en el mencionado artículo o en el cuento original de “Los Liberales”.

Desde que allá por el año 65 del pasado siglo, que apareció editado este libro del que fue mi profesor de Literatura en el Colegio del Carmen de Tomelloso, durante cuatro años, don Francisco García Pavón, a cuyo recuerdo dediqué una páginas con motivo de su centenario (Francisco García Pavón vuelve a la RESAD Juan José Sánchez Ondal | Sábado, 30 de Noviembre del 2019 y que aparecen en este periódico) y leí con delectación, pensé que el magnífico cuento titulado “Acerca de la traída del cuerpo muerto del oficial miliciano José Mª Cuadrado y desfosación de los huesos de Cuniull II, novillero del Maestrazgo”, se trataba, eso, de un cuento, referido a personajes producto de la maravillosa imaginación de don Paco. Cierto que él con frecuencia, en sus diversas obras, introduce personajes reales junto a los de ficción, pero en este caso me parecía, por diversos detalles,  que los intervinientes en el cuento pertenecían a esta  última categoría. Por ello ante la sorpresa de verlos incorporados a la historia de Tomelloso, en la de su plaza, me ha sorprendido y me ha dado por poner en práctica esta maldita curiosidad mía que tantas horas me ha hecho perder/ganar en averiguaciones con frutos dispares.

Ya, para comenzar, como jurista, la resolución del juez municipal y los resultandos y considerandos para autorizar la exhumación de los restos de Cunill II, me parecieron fruto de la  fina ironía del maestro y de los equilibrios que la censura le imponía entonces, (recuérdese que el libro se publica en 1965 y la ley Fraga es del año siguiente: Ley 14/1966, de 18 de marzo, de prensa e imprenta). Aquellos considerandos en que dice que si bien “según las leyes burguesas que todavía padecemos no puede moverse un cadáver de su tierra hasta que pasen cinco años del entierro… con arreglo a la justicia moral, que es la buena y no a la legal hecha por las manos del capitalismo, creo que debemos saltarnos a la torera- y nunca mejor dicho- el mencionado periodo de cinco años…. Y ello porque “resultando que el nicho que ocupa el diestro no es de su propiedad y sí de la del padre del héroe muerto en la lucha de España contra el fascismo,…que no hay más nichos libres con el decoro que el siniestrado militar merece, por la falta de mano de obra que padece el vecindario [y] que nada va a perder el cuerpo de Cunill II porque le dé le aire media hora o cosa así desde que le saquen del nicho de los Cuadrado hasta que se le lleve a nueva sepultura…”

El cuento citado ha sido tomado como ejemplo para el “Análisis estructural del relato. Intento de un estudio semiológico”  por Vidal Lamiquiz, en Thesaurus. Tomo XXIV, nº1 1 (1969). Centro Virtual Cervantes, pp. 104-109. Pero no  vamos a referirnos a esos análisis, sino al de la verosimilitud o, mejor, realidad o ficción de los personajes intervinientes en el mismo. Son cuatro fundamentalmente. Don José Mª Cuadrado, presidente de la “Peña Taurina”, su hijo el difunto José Mª Cuadrado Sánchez- Perales, el novillero del Maestrazgo Cunill II y el médico don Tomás. El solo nombre del médico que certificó la muerte del novillero, pudiera ser insuficiente, aunque no imposible de comprobar su  existencia entre los ejercientes en aquel año en Tomelloso. Respecto de don José Mª Cuadrado, nos dice  el cuentista que era presidente de la “Peña taurina”. Con los reducidos medios de indagación que nos permite este pandémico aislamiento y esta limitación de movimientos en estado de alarma, hemos podido tener noticia de que en Tomelloso existió una peña taurina con el nombre de los hermanos Bienvenida, ”fundada por el profesor del antiguo Colegio de los Curas y funcionario de Telégrafos, don José Fernández Amores, durante los años 1.934, 35 y 36 que tuvo su desde en la calle Galileo”.( Breve historia de la plaza de toros de Tomelloso)

Con alguna probabilidad  de acierto suponemos que el fundador sería el presidente  cuyo nombre y apellido no casa con el del cedente de nicho al novillero muerto. Respecto del hijo, el teniente fallecido en  heroico acto de servicio, con el extraordinario y populoso recibimiento de que fue objeto, es raro que no lo recogiera ningún periódico de la provincia y desde luego, en los registros del cementerio, de ser ciertos, deberían figurar los entierros tanto del novillero y su depósito final en la fosa común, como del teniente cuyos nombre y apellidos completos  figuran en el cuento. Finalmente en cuanto a Cunill II, hemos rastreado no ya su muerte, sino su existencia misma en los medios de información nacionales, infructuosamente. No aparece ninguna mención ni como II de la dinastía Cunill, ni de ningún novillero o matador así llamado. En cuanto a novilleros del Maestrazgo solamente hemos hallado noticia de  Silvino Zafón, Niño de La Estrella y en todo Aragón no hemos hallado ningún Cunill torero.

Pero no olvidemos la doble condición del autor de la noticia, del maestro  García Pavón: Historiador y narrador. Director del Archivo municipal y autor de la “Historia de Tomelloso (1530 - 1936)”  que comprende el periodo en que la muerte de Cunill II de ser real, hubiera tenido lugar. ¿Acaso tal acontecimiento carecía de interés para figurar en ella y lo tenía, en cambio, para que el mismo autor  elaborara un cuento de la calidad, extensión y detalle como el que comentamos? Y sin embargo tal suceso no lo recoge el historiador en su Historia. 

Por ello nos inclinamos a seguir creyendo que, si no todos los personajes del cuento,  al menos Cunill  II,  es fruto de la imaginación del gran autor de “Los Liberales”. Debería, por tanto, el novillero del Maestrazgo ser excluido, “desennichado”,  de la historia de la antigua plaza de Tomelloso  y su participación en la feria de 1935,  su cogida, muerte, enterramiento en nicho prestado, exhumación y destino final en la fosa común, para solaz y prez de los huesos de sencillos tomelloseros y tomelloseras, descansar en la paz de la modélica narrativa del ilustre literato.  Y, en aras del rigor histórico, debería suprimirse  como cierto ese “otro drama que unir a la historia trágica del antiguo coso taurino de Tomelloso… la cogida y muerte del novillero Cunill II.” , por cuanto creemos que ni hizo el paseíllo, ni fue cogido y muerto por ningún “Caliqueño”, ni ensangrentó el albero de su plaza ni el suelo de la enfermería, en fin, por cuanto no existió ningún Cunill II más que en la imaginación de su creador y en la magnífica  descripción literaria del cuentista, como no incorporamos a la historia de Tomelloso al albéitar don Lotario ni al Jefe de la Guardia Municipal, Manuel González, alias Plinio, aunque los tengamos tan presentes y “vivan” en los bronces del escultor Carlos Guerra. 

Este es mi parecer que, como decimos los juristas en nuestros dictámenes, someto a cualquier otro  mejor fundado y basado en pruebas más creíbles que una creación literaria. Ante cualquier cartel de toros o crónica taurina en la que aparezca el repetido Cunill II toreando en la feria de Tomelloso de 1935 y entregando su vida a un Caliqueño, daré por no dicho cuanto a este respecto antecede, y pediré mil excusas al autor de la Historia que llevado por la admiración a don Francisco y ante la verosimilitud y acierto con que narra los hechos, llegó a creerlos ciertos y merecedores de ser incorporados a la historia taurina tomellosera.

 Madrid 6 de abril 2021.

1093 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Romance de Ruidera

Viernes, 23 de Abril del 2021

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}