Provincia

Infantes muestra el encanto de sus patios del Siglo de Oro

Francisco Navarro | Lunes, 11 de Octubre del 2021

Las calles de Villanueva de los Infantes se llenaron este domingo de visitantes que acudieron a disfrutar de la Ruta de los Patios del municipio en el primer puente sin restricciones. Abrieron sus puertas los tesoros de una localidad en la que el tiempo se paró en el Siglo de Oro y pudimos disfrutar de los patios de los antiguos conventos, palacios o casas solariegas de esta inigualable villa.

La iniciativa, que está organizada por la Plataforma Campo de Montiel-Origen del Quijote con la colaboración de la Diputación y el Consistorio infanteño, comenzó el primer fin de semana de este mes y se va a prolongar hasta el 12 de octubre. La edición de este año está presentando significativas novedades, como la Zona Gastronómica, que está ubicada en la en la zona monumental de Infantes y en la que se puede disfrutar de diferentes productos gastronómicos de la comarca del Campo de Montiel. Además, el teatro y la música del Siglo de Oro, realzan esta singular arquitectura, que también se puede conocer mediante rutas temáticas.

Comenzó nuestra visita en la Casa del Indiano, un recoleto patio, bien conservado, en el que nos recibieron los amables propietarios. José Manuel Ferrer interpretó varias piezas de música del Siglo de Oro a la guitarra española. La Casa de los Patones, en la calle Ramón y Cajal, fue nuestra siguiente etapa. En el cuidadísimo patio de una casa rural, el grupo Troballeros ofreció al respetable, piezas del Barroco, una pavana y una gallarda, mientras que con desparpajo y brillantez pusieron al público en antecedentes de esa música.

El sobrio patio de la Casa de la Vicaría fue nuestra siguiente visita. Con una decoración ecléctica pero bien conservada, se notaba que el lugar se usa cotidianamente. Anduvimos hasta la calle del Duque de San Fernando. En la llamada Casa Cuartel de la Orden de Santiago nos sorprendió un enorme patio descubierto, bien conservado. Allí, Mercedes Gutiérrez y María de la Cruz ofrecieron un desternillante entremés. En el mismo edificio estaban las Caballerizas de la Orden de Santiago, donde los visitantes calmaron el calor de octubre con la poesía única de Quevedo.

Todavía nos quedaba una joya por descubrir. El patio de la Casa Fernández Buenache. Majestuoso, pero decadente y algo decrépito, como el hidalgo del Lazarillo, el lugar sirvió de escenario para que Adrián Torrero y Raúl Esquina pusieran en escena “Conociendo a Cervantes”. Los actores, con la complicidad del público, repasaron las obras del príncipe de los ingenios.

Nos quedamos en esas seis joyas, aunque por la tarde continuaba la ruta con otros cuatro patios únicos. A la hora de la comida no cabía ni un alfiler en las terrazas del centro de Infantes. Por la tarde, grupos de visitantes buscaban seguían buscando los tesoros de esta villa única. Aún queda la jornada festiva del 12 de octubre para descubrir estas maravillas.

ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
1715 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}