Opinión

Si las mujeres se van a las ciudades, el mundo rural se paraliza

Feministas de Pueblo | Viernes, 15 de Octubre del 2021

Como cada 15 de octubre, en miles de pueblos de todo el mundo celebramos el Día de la Mujer Rural. La fecha fue elegida por la ONU en 2007 para reconocer la contribución de la mujer al desarrollo del mundo rural y agrícola. Por eso, en la declaración inicial se hizo un llamamiento a los estados para que mejoraran las condiciones sociales, económicas y políticas de las mujeres que viven y trabajan en los espacios rurales, con el objetivo de erradicar la pobreza y garantizar la seguridad alimentaria de millones de mujeres.

Sin embargo, como la mayoría de objetivos de Naciones Unidas, este tampoco se ha cumplido. Las mujeres suponen el 43% de la mano de obra agrícola, es decir, son un pilar fundamental del sistema de producción alimentario mundial, pero siguen sin tener acceso a la tierra, al agua, a las herramientas agrícolas, a los créditos o a los mercados. Igualmente, esas mismas mujeres tampoco acceden, en igualdad de condiciones que los hombres, a los servicios educativos o sanitarios, no participan en las decisiones políticas de sus comunidades y sus trabajos de cuidados no son ni remunerados ni reconocidos.

Por lo dicho en el párrafo anterior, pareciera que esas condiciones de precariedad y desigualdad solo las sufren las mujeres que viven en pueblos lejanos, en países a los que, desde aquí, decimos que están “en vías de desarrollo”. Pero, para quienes vivimos en los pueblos de Castilla-La Mancha, por ejemplo, es evidente que, sin llegar a situaciones tan extremas, los graves problema que en la actualidad acucian a las sociedades occidentales nos afectan a las mujeres del mundo rural con especial intensidad: despoblación, cambio climático, contaminación de acuíferos, precariedad laboral y desigualdad económica, reducción, o directa desaparición, de servicios básicos de transporte, educación o sanidad, etc., etc.

La prueba de que estos problemas son especialmente determinantes para limitar el desarrollo personal y profesional de las mujeres en el ámbito rural es la cada vez mayor migración de las jóvenes a las ciudades. Tal como asegura la socióloga Rosario Sampedro, “el medio rural tiende a expulsar a las mujeres”. En el último informe que ha elaborado Cruz Roja sobre la España despoblada se señala que dos de cada tres personas que abandonan los pueblos son mujeres. Aunque algunas de las causas que condicionan la decisión de migrar a las ciudades son comunes a hombres y mujeres jóvenes (falta de oportunidades laborales, escasez de opciones de ocio y cultura), otras son específicamente femeninas. Entre ellas, cabe destacar fundamentalmente una: en las zonas rurales, los estereotipos y mandatos de género, tradicional y férreamente establecidos, reducen las oportunidades de desarrollo profesional de las mujeres (que tienen porcentualmente mayores niveles de formación universitaria) y limitan las decisiones ligadas a los derechos reproductivos. Igualmente, y por la misma razón, las mujeres nos vemos obligadas a responsabilizarnos casi en exclusiva de las tareas de cuidados, en un medio que está muy envejecido y carece de suficientes infraestructuras y recursos de apoyo que garanticen la atención y el cuidado compartido de las personas mayores.

Si las mujeres se van a las ciudades, el mundo rural se paraliza. Es, por tanto, necesario y urgente tomar conciencia de una situación que cada año es más grave, con el fin de exigir acciones políticas que permitan el desarrollo en los pueblos de condiciones de igualdad y desarrollo personal de mujeres y niñas. El día 15 de octubre es, precisamente, la fecha elegida para que cada año se hagan visibles los diferentes aspectos de los problemas y necesidades de las mujeres del mundo rural. En este sentido, si bien es verdad que las mujeres de los pueblos todavía no hemos conseguido hacer de cada 15 de octubre un día de fiesta y de reivindicación, parece que eso empieza a cambiar. Desde las tradicionales asociaciones de amas de casa hasta las vinculadas al mundo de la cultura o a partidos políticos, las mujeres de los pueblos aprovechamos ese día para reunirnos y afianzar lazos.  Se multiplican las comidas comunitarias, las excursiones, las obras de teatro, las exposiciones, los talleres, las conferencias…y, desde cada rincón se alza una bandera y una sonrisa. En este contexto, la asociación Feministas de Pueblo, nacida en Castilla-La Mancha hace casi dos años, no ha dejado de trabajar, tanto para hacer visibles las particulares circunstancias de desigualdad y violencia que sufrimos las mujeres del mundo rural, como para demostrar que los pueblos están vivos y las mujeres se mueven.

Este año la celebración del Día de la Mujer Rural es especialmente importante para las Feministas de pueblo que, después de haber desarrollado prácticamente todas las actividades de manera virtual (charlas, conversatorios, talleres, hasta un sorteo), podemos, por fin, reunirnos y, con suerte, abrazarnos. El encuentro será el sábado 16 de octubre, en el Silo de Almagro, un espacio seguro en el que celebraremos nuestra Asamblea Ordinaria de socias. También aprovecharemos para hacer un taller sobre espacios libres de racismo (dirigido por las compañeras de Mujeres Opañel), compartir una comida y mantener una reunión con los colectivos feministas de la región que se animen a acercarse.

Feliz día de la mujer rural...feminista.

1149 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

Que me he enamorado

Sábado, 27 de Noviembre del 2021

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}