Feria 2022

Javier García: “En el éxito del Café de La Glorieta ha sido clave mantener una línea”

La Voz de Tomelloso entrevista al actual responsable del emblemático local que ha sido galardonado con el Viñador en el ámbito de la Cultura

Carlos Moreno | Sábado, 13 de Agosto del 2022
{{Imagen.Descripcion}} Javier García Fernández. Foto de Francisco Navarro Javier García Fernández. Foto de Francisco Navarro

A Javier García, que sucedió a Álvaro Candelas como responsable del Café de la Glorieta, no le resultó complicado tomar las riendas de un negocio que conoció muchos años antes, primero como cliente y después como empleado.  Con su conocida capacidad de trabajo y empatía con los clientes, Javier García saborea el Viñador concedido en el ámbito de la Cultura, galardón que recogerá con justificado orgullo el próximo 28 de agosto.  Lo hará junto a Álvaro Candelas y, seguro, no faltarán alusiones a otros dos fundadores: Victoria Lozano y Luis Berlanga.  

Esta entrevista tiene lugar, precisamente, en El  Cáfé, en estos días de pre feria que empiezan a revestir la ciudad de un ambiente especial. Inmaculada, la mujer de Javier, sirve un refrigerio a los periodistas de La Voz que toman asiento en un rincón. Lugar privilegiado desde el que observamos el trasiego de gente que entra y sale. Un joven opera en solitario con un ordenador, otro cliente lee un libro y se entremezclan música y conversaciones.

-Siempre es un motivo de satisfacción recibir un premio…

-Ha sido una alegría, mucho más en este verano que empezó con malas noticias para mí. Estando en el hospital me dijeron que estábamos nominados, algo que ya es bonito porque son unos premios que parten de las asociaciones. Después, cuando nos comunicaron que el viñador  era para nosotros fue algo muy emotivo.

-El premio es un broche a este aniversario de 40 años que el Café ha celebrado a lo grande ¿no es así?

-Nos movimos mucho para que en el aniversario hubiese un poco de todo y esa fue la razón de que tuviéramos cuatro Djs diferentes el día de la fiesta. Estuvo también la exposición que montamos arriba, una exposición de la que se encargó Inma, hablando con todos los artistas. Creo que todo salió bastante bien y que la gente disfruto.

-De empleado a jefe, muchos años en el entrañable Cafetín ¿qué sensación le queda echando una mirada atrás?

-Veinte años, la mitad del tiempo que lleva abierto el local. Miro hacia atrás y siento un poco de vértigo, pero sobre todo queda la satisfacción por los buenos momentos vividos aquí. Cuando Álvaro me propuso llevar el bar me lo tomé como un reto, las responsabilidades serían mucho mayor como jefe que como empleado. Me impuso respeto, algo de miedo, pero decidí intentarlo porque el Café tenía que seguir adelante. 

-¿Qué me diría del hombre que ha sido el alma matter de este proyecto, Álvaro Candelas?

-Con Álvaro he tenido siempre una relación muy fluida, hemos hablado y seguimos hablando mucho con mucha complicidad. Incluso ahora que no está en el negocio, le sigo preguntando y consultando cosas. Tuvo muy claro el proyecto y trabajó mucho para llevarlo a buen puerto.

-¿Cuál ha sido el secreto de la longevidad del Café?

-El local es muy acogedor y ha logrado mantener una línea a lo largo de estos cuarenta años. Viene gente muy joven que se siente a gusto con la música que ponemos y el ambiente que se encuentra, algo que es muy significativo.

-¿Qué diferencias pueden existir entre el Café de los primeros tiempos y el actual?

-Yo llegué a Tomelloso en el 82, y empecé a frecuentar el Café en el 83. Los jóvenes solíamos subirnos arriba y la gente de la barra era más de otras generaciones. En realidad, el Café siempre ha acogido variedad de gente, pero mantiene la esencia de su decoración elegante y la música. El jazz fue un rasgo diferenciador y lo seguimos poniendo.

-La  apuesta por la cultura sigue en pie…

-Sí, claro. Al local viene mucha gente de la Escuela de Artes, estudiantes, gente relacionada con el mundo de la cultura...Continuamente nos llegan propuestas de grupos que empiezan que quieren dar un concierto aquí. A lo largo de estos  años, el Café ha acogido numerosos actos culturales y ahí jugó un papel fundamental Álvaro por los amigos y contactos que tenía.

-A pesar de la creciente competencia, hay una clientela fiel que no les ha fallado...

-Es cierto. Es una alegría ver que la gente de los inicios sigue viniendo, o todavía más bonito, ahora vienen sus hijos. 

-Han tenido como compañeros de viaje a El Patio y la Pantera ¿cómo valora esta coincidencia en el tiempo y casi en el espacio con estos dos locales?

-Con ellos tuvimos siempre una relación muy buena. A Rafa lo veo menos, pero con Inma me llevó muy bien, también muchos de los camareros que pasaron por el Patio. Yo creo que los dos locales nos complementamos muy bien, la  gente iba a los dos sitios, digo dos porque la Pantera ya no está, pero hay que valorar también el gran papel que jugó. 

-¿Cómo ha aguantado tanto tiempo en un sector tan sacrificado como el hostelero?

-Lo llevo un poco en la sangre y lo voy manejando bien, organizándome bien mis tiempos de trabajo y descanso. Es cierto que he sacrificado, pero se compensa con el trato con el público que es muy gratificante y esa complicidad que se establece con esa gente que considera El Café como su segunda casa.

-¿Se plantea llevar a cabo algún nuevo proyecto en el local?

-Aprovechando que  acondicionamos la parte de arriba para la exposición del aniversario, vamos a potenciar este espacio para más muestras. Arriba las obras de los artistas se pueden lucir muchísimo.


2260 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}