Tomelloso

Tonino Tarquini: Todos los procesos de duelos tienen una función adaptativa y ofrecen una gran oportunidad de crecimiento, aprendizaje y progreso"

El psicólogo sanitgario aborda el proceso del duelo y como sobrellevarlo

La Voz | Jueves, 23 de Marzo del 2023
{{Imagen.Descripcion}}

Hoy con Tonino Tarquini, psicólogo Sanitario abordamos el proceso del duelo y como sobrellevarlo. Otro tema de gran interés, que inevitablemente se asoma en algún momento de nuestras vidas, y que analiza con profesionalidad y rigurosidad 

-¿Qué se entiende por duelo? 

-Aunque su etimología es dudosa se supone que la palabra duelo procede del  latín tardío dolus (que significa: dolor, sufrir, aflicción). Todos los procesos vitales están repletos de pequeños grandes procesos de duelo, que en si, consiste en la aceptación de lo perdido.  En una sociedad hedonista, enfocada a la cultura del placer, el tema del duelo o pérdida no es fácil de tratar , a nadie o casi nadie le gusta hablar de perdidas, de dolor, sin embargo todos o casi todos se esfuerzan constantemente para evitar el sufrimiento. 

Según Sigmund Freud: En el fondo nadie cree en su propia muerte o lo que viene a ser lo mismo, en el inconsciente cada uno de nosotros está convencido de su propia inmortalidad. Los seres humanos somos seres sociales y generamos vínculos emocionales con las personas a nuestro alrededor, a veces estos vínculos pueden romperse o dejar de existir y es en este preciso  momento, que se genera un duelo. El duelo es un proceso natural por el cual antes o después tiene que pasar cada persona que pierda algo valioso en su vida. 

Cada proceso vital humano de crecimiento se desarrolla entre la generación  y la ruptura de vínculos emocionales (apego y desapego). Desde la noche  de los tiempos el duelo siempre ha acompañado el desarrollo de la especie humana, y en función de los diferentes recursos intrínsecos y extrínsecos propios de cada individuo se ha procurado sobrellevarlo.  

El duelo es en sí, muy paradójico, porque aunque desagradable e incomodo es un factor determinante en cada avance significativo de la vida. El duelo se asocia a un espacio temporal de profundo desequilibrio emocional, que detallaremos más adelante. 

-Arnaldo Prangazzi doctor en Teología, distingue entre cincos bloques de duelo. ¿los puede explicar? 

-Duelo relacionado con el final de ciclo vital (la muerte). Duelos relacionados con la perdida de salud. Duelos relacionados con perdidas económicas, profesionales o estatus. Duelos emocionales, por ejemplo los relacionados con el final de una amistad o relación sentimental y por ultimo los duelos relacionados con el desarrollo de los ciclos vitales.

  Cada cambio supone un duelo, cada cambio supone una travesía, a veces sencilla y de fácil adaptación mientras en otras circunstancias suele resultar más dura y difícil de poder gestionar, sobre todo desde el punto de vista emocional.  El duelo no es un proceso estático de etapas a superar,  es más bien  algo dinámico, en constante movimiento, con idas y venidas de emociones y sentimientos que se retroalimentan la una a la otra, hasta la consecución de la aceptación de la ausencia de lo perdido. 

Todo tipo de perdida hace parte de la noria de la vida, la muerte es universal nadie se escapa de ella, pero la forma en cómo las diferentes sociedades o culturas se han enfrentado a ella ha ido cambiando. Desde las primeras practicas funerarias de los Neandertales, pasando por los Egipcios, así como los Romanos o los Aztecas solo por citar algunas de las culturas más relevantes en el curso de la historia. Todas en sus diferencias o similitud de símbolos,  han tenido siempre el mismo objetivo: que es la aceptación de la perdida y la búsqueda de un sentido a la vida. 

-¿Por qué hablar de duelo justo hoy?

-Hace justo 3 años, a finales de un febrero,  con temperaturas suaves acompañando el desfile de carrozas de carnaval en Avda Antonio Huertas, con las puertas abiertas hacia la primavera,  nadie podía imaginar lo que nos estaba cayendo encima. De repente todo cambió. Sobre todo aquí, en una ciudad de la meseta manchega, quien hubiera podido pensar que un microscópico virus se hubiera podido cebar con un sin fin de vidas, de libertades, de sueños, limitando espacios de movimiento, de contacto etc. 

Han pasado como decía antes, justo 3 años, de uno de los más grandes duelos de la humanidad, o por lo menos de los vividos por las personas que nunca se habían enfrentado a lo largo de su vida  a una situación de desequilibrio, inestabilidad, cambio, perdida e inseguridad como  la que pasó, y por el cual se están  todavía pagando consecuencias físicas y emocionales.  

Tenia especial interés en hablar del tema, pero cada vez pensaba que no era todavía el momento adecuado, tal vez de forma inconsciente yo tampoco había metabolizado suficientemente  el proceso de duelo, hijo de la pandemia Covid-19.

A la perdida de vidas, se sumó la perdida de libertad, la perdida de seguridad, y una perdida de identidad que ha supuesto y generado en un espacio temporal muy limitado, una infinidad de cambios. En poco tiempo vivimos sensaciones y sentimientos muy intensos. Separaciones dramáticas, salidas de familiares en una ambulancia  sin vuelta, y ausencia de ritos funerarios. Sentimientos de culpa, de impotencia, de desrealización…Vecinos, amigos, familiares, desde profesionales de la salud  hasta estudiantes, todos nos vimos afectados de diversa forma y con diferente intensidad por el mismo proceso.

Y Tomelloso ha estado castigado en exceso, o por los menos muy por encima de la media y muchos de los procesos de duelo iniciados en esta ventana temporal,  siguen sin cerrarse a día de hoy.

-Entonces... ¿Experimentamos diferentes experiencias de duelo a lo largo de la vida ?

-Si, a lo largo de la vida experimentamos diferentes y múltiples tipos de duelos, el primer gran duelo coincide  con el nacimiento y consiste en  la separación física del vientre materno, y  el ultimo suele coincidir con el fin de nuestra existencia terrenal.  A lo largo de nuestra existencia terrenal, nos enfrentamos a una infinidad de pequeñas grandes  circunstancias, a veces casi imperceptibles casi no dejan huella, y otras que requieren de un proceso de elaboración más amplio. Eventos como por ejemplo la perdida  del primer diente, el cambio  de la escuela infantil a la primaria, pasar de niño a adolescente y seguidamente a adulto, un  cambio de ciudad, cambiar de amigos, iniciar un curso universitario, perder la amistad o la confianza de alguien, perder el amor, el trabajo, el estatus, o perder la propia salud ….. Son todos procesos de duelo, que necesitamos procesar, metabolizar y superar si queremos evolucionar. 

Por cuanto distintas puedan ser las causas que generan un duelo, las fases que lo componen son siempre las  mismas. En la literatura científica se encuentran diferentes tipos de modelos que describen las etapas o procesos del duelo.  Uno de los más conocido es el de Kubler-Ross que divide el proceso en los siguientes estadios : Negación, Ira, Negociación, Depresión y aceptación.  Entrando un poco más en los detalles.

Negación : Es la primera respuesta que se produce después de una perdida, en esta fase se experimenta una sensación de irrealidad, de incredulidad y un consiguiente bloqueo emocional. 

Ira: En esto momento del proceso se generan y refuerzan sentimientos de   impotencia y  frustración.

Negociación: En este momento es cuando se inicia a ser consciente de la realidad y asumir que la perdida es irreparable. Como cuando alguien recibe un mal diagnostico, e inicia a sondear las posibilidad de tratamiento. 

Depresión: Aunque seria más adecuado hablar de tristeza, ya que la depresión es un trastorno grave, mientras la tristeza es una emoción con función adaptativa y transitoria. La tristeza tiene un gran valor adaptativo que nos empuja hacia la superación de todo el proceso, que coincide con la ultima etapa o fase del duelo que es  La Aceptación de la realidad de la perdida. 

-¿Cuánto tiempo suele durar un proceso de duelo? y ¿Cuando podemos decir que un duelo ha concluido?

-No hay un tiempo objetivo establecido para decretar el fin de un duelo.   Sin embargo, hay literatura científica que se atreve a establecer tiempos sobre la duración de un proceso de perdida (hay quien habla de seis meses o un año), antes de definir el proceso como patológico o crónico. No estoy del todo de acuerdo, desde mi punto de vista, un duelo tiene un inicio (relacionado con el evento traumático), pero no presenta una fecha de caducidad. Cada individuo metaboliza, asimila o sintetiza  el duelo en función de diferentes variables, capacidades o habilidades sociales, recursos cognitivos o  emocionales de los cuales dispone. 

Sin lugar a dudas uno de los factores determinantes  en la gestión de un duelo es el nivel de apego. A mayor apego, mayor duelo. Cuanto mayor es el vinculo de apego más tendremos que trabajar el desapego.  Una señal clave, que nos avisa de la correcta gestión del proceso, es cuando, la persona afectada consigue llegar a tratar la perdida y me refiero a cualquier tipo de perdida, sin tener desbordes o cargas emocionales incontroladas. Dicho de otra forma: Cuando el malestar que se asocia a la perdida vuelve dentro de unos niveles de sufrimiento aceptables. 

-¿Cuándo debemos pedir ayuda a un profesional?

-Los duelos tienen una función adaptativa y ofrecen oportunidad de crecimiento de aprendizaje, de progreso. El duelo no se soluciona con pastillas, las pastillas pueden servir de apoyo para modular o reducir la intensidad de alguna respuesta biológica, pero no representan la solución. Los tratamientos farmacológicos sobre todo en las primeras etapas del proceso pueden ayudar a tratar aquellos síntomas como la ansiedad o el insomnio etc. 

Teniendo siempre en consideración que el duelo es un proceso natural que tiene que seguir su curso, a veces se presenta la necesidad de pedir ayuda a un profesional como en los siguientes casos: 

En los casos que se presente un exceso de embotamiento emocional que persiste en el tiempo. 

Cuando los sentimientos de rabia, de tristeza y de culpa no reducen su intensidad con el paso de los días. 

Cuando al hablar de la perdida (cualquiera que sea), la persona que lo sufre sigue siendo incapaz de verbalizar contenidos asociados a “lo perdido”. 

Cuando se inician a somatizar dolores físicos relacionados con el exceso de estrés fruto de la perdida. 

Cuando se presentan conductas desadaptativas y no funcionales y hasta destructivas como abuso de alcohol, drogas, psicofármacos etc.   

En psicología se ponen en marcha una serie de estrategias cuya finalidad es la aceptación de la perdida. Para ello se trabajan tareas cuya finalidad es el cambio y la superación.  El primer paso consiste en ser consciente que el reencuentro no es posible. Superar la etapa de negación inicial. En la fase central de un tratamiento de intervención terapéutica se tratan las emociones asociadas como la tristeza, la ira, el sentimiento de culpa. Estas emociones se van recorriendo y sobreponiendo la una a la otra, en un torbellino, espiral o circulo vicioso, del cual a veces parece imposible escapar. 

La aceptación de la perdida y el final del ciclo del duelo se asocia al desarrollo de nuevas habilidades. En la etapa  final del proceso de adaptación  SE TRATA DE DESPRENDERSE DE LO PERDIDO, SIN OLVIDAR. El duelo termina cuando se aprende a  restar la carga emocional negativa asociada a la perdida. Cuando las lagrimas de la tristeza por lo perdido , dejan espacio a una sonrisa de paz  por lo vivido.  

El duelo termina cuando el latigazo hijo del aquel dolor ancestral se va diluyendo, cuando se aprende a revivir los recuerdos del pasado como un gran regalo. Procesar un duelo significa aprender a familiarizarse con el amor eterno que va más a allá de la perdida física.

La necesidad de educar sobre el duelo, aunque entiendo que a nadie o a muy pocos les guste tratar el tema, es una gran asignatura pendiente en nuestros procesos educativos. 

No se trata de aprender a evitar el  sufrimiento, se trata de aprender a gestionarlo de la mejor manera posible. En todo proceso de duelo, el objetivo es avanzar hacia la aceptación de la perdida, evitando un duelo complicado o patológico. 





1127 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}