Economía

“Hemos ido creciendo y mantenemos los clientes del principio”

Trabajos Agrícolas José Ángel Martínez presta un excelente servicio a los agricultores de Tomelloso y comarca

Carlos Moreno | Miércoles, 3 de Abril del 2024
{{Imagen.Descripcion}} José Ángel y José María Martínez José Ángel y José María Martínez

José María Martínez ha cedido el testigo a su hijo José Ángel Martínez Burillo al frente de la empresa de trabajos agrícolas que lleva su nombre. Como podrán comprobar nuestros lectores, padre e hijo desprenden una claridad de ideas y sentido común que, quizá, sea la clave de sus éxitos profesionales. La empresa lleva una andadura de cuatro años y los clientes pueden dar fe de su seriedad y buen hacer en un sector que no tiene engaño en cuanto al sacrificio y trabajo que supone. José Ángel tiene estudios medios en Enología y desde pequeño mostró un gran apego al campo. Desde muy pequeño se iba con su padre a ayudar a su padre a las viñas. “Me gustaba tanto, que si las cosas se torcían un poco en el cole, me castigaban con no ir al campo”, recuerda.

“Lo primero que hicimos fue comprar un comprar un carro de basura y un tractor viejo. Y poco a poco hemos ido creciendo y afianzando una clientela”, empieza contando el responsable de la empresa. Trabajos Agrícolas José Ángel Martínez presta servicios de esparcido de estiércol de todas las clases, labranzas en viña baja y en árboles,  lleva a cabo labores en emparrado, preparación de barbechos, retirada de plástico de huertas… “Faenas que impliquen la intervención de tractores grandes todavía no hacemos. Cuatro años después estoy contento porque hemos ido comprando más maquinaria, no ha faltado trabajo y mantenemos los clientes del principio, además de los nuevos que han ido llegando”, explican.

Con los dos abordamos las singularidades de un sector como el de la agricultura que siempre se ha considerado más seguro que otros. “La agricultura está ahí porque la tierra también lo está y va pasando de generación en generación. Yo tengo viñas de mis abuelos que todavía están produciendo, pero existe el problema de los bajos precios que se están pagando y las dificultades para encontrar mano de obra. Se va imponiendo la mecanización, las viñas en vaso irán desapareciendo y se tendrán que poner emparrados porque no hay gente para trabajar en el campo. Ocurre también en otros oficios, donde no ha hay relevo generacional”.

Precisamente, una empresa como la que ellos han constituido trata de dar respuesta a esa falta de mano de obra para muchas labores. “Damos ese servicio porque no hay personas jóvenes que puedan seguir tirando de todo esto. Antes, por poner un ejemplo, era una familia la que echaba el estiércol a una explotación y lo hacían a mano. Sin embargo, hoy día al agricultor le sale mucho más rentable y barato contratar el trabajo a un tercero. Le va a suponer menos coste que si lo hace él con los apaños antiguos. Ahora simplemente con un tractor y un carro se realiza todo el trabajo  de una manera mucho más rápida y con un precio más bajo”,argumentan.

Su estrecha ligazón con el campo nos lleva a preguntar si consideran que el sector de la agricultura tiene futuro y si animarían a gente joven a ser profesionales del campo. José María asegura que lleva cincuenta años trabajando en el campo “y siempre ha habido alternancia de años buenos con malos. Creo que lo peor es que estás al aire, expuesto al frío, al sol, al aire…pero tiene sus atractivos también”. José Ángel tiene claro que “si te mueves, puedes vivir del campo bien, siempre que te acompañen un poco el tiempo y los precios. Incluso la gente que trabaja en el campo tiene unos salarios muy dignos, sobrepasando en muchos casos los mil quinientos euros al mes. Mucha gente ajusta los trabajos y eso le permite organizar a su antojo la duración de cada jornada. El campo siempre está ahí, es duro, pero se trata de echarle ganas y querer trabajar.Y afortunadamente, las condiciones han ido mejorando por la mecanización y los medios de los que se dispone de ahora”. José María sabe bien de lo que habla y compara los tiempos en los que trabajaba con mulas, con los actuales en los que su hijo dispone un GPS en el tractor. “El trabajo es mucho más sencillo, rápido y efectivo. Y se ahorran costes”.

La empresa mantiene la fidelidad de muchos clientes. “Los que empezaron conmigo ahí siguen y esos clientes, a base del boca a boca, nos traen otros nuevos. Nos movemos por Tomelloso, poblaciones de la comarca como Socuéllamos, Pedro Muñoz, Ruidera y Argamasilla y otras poblaciones cercanas como Arenales y otras. Tratamos de hacer siempre lo mucho y lo poco, porque no hay que olvidar que empezamos con lo poco. Atendemos a todo el mundo”.

Toca hablar de proyectos de futuro que José Ángel tiene en mente. “Las expectativas son las de crecer más e ir aumentando la maquinaria y también nuestra propia agricultura. Se trata de crecer, pero dando pasos firmes, sobre seguro. Sin terminar de pagar una inversión, no te puedes meter en otra”. En el tramo final de la entrevista asoman otros temas como la PAC o la agenda 2030 que preocupan, pero ellos ponen buena cara al mal tiempo y confían en que el panorama vaya mejorando.


2784 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}