Opinión

Las carnestolendas que se van

Carlos Moreno | Miércoles, 6 de Marzo del 2019

Las carnestolendas, los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza han concluido. En otros lugares, los fastos carnavaleros  alargan al siguiente fin de semana, no en el caso de Tomelloso que echa el cierre con el entierro de la sardina, sepelio que vivió tiempos mejores a pesar de los esfuerzos del área de Festejos por recuperarlo. 

Con la sardina aún de cuerpo presente, viene bien  una recapitulación del Carnaval de Tomelloso que se inició con un tiempo espléndido, factor indispensable para un mayor lucimiento y ambiente, y que ha tenido como epicentro la avenida Antonio Huertas, gran arteria de la ciudad que por vez primera acogía los desfiles para beneficio de los establecimientos hosteleros de la zona y satisfacción de unos vecinos que se han sentido privilegiados anfitriones.  Una avenida larga y amplia que ha sido un buen escenario.

El telón se alzó con el desfile de comparsas de fuera, diez en total, destacando  la espectacular Revolución Francesa que representaron los criptanenses de La Burleta, ganadores indiscutibles de un desfile muy completo, variado en temas, bien organizado y multigeneracional. La presencia de  niños  se combinó con la presencia de personas que superaban de largo los sesenta. La ilusión de los carnavales no conoce de edades.

No baja el listón el desfile escolar en el que las AMPAS de los centros llevan a cabo un inmenso trabajo. Inevitablemente, se puede destacar a algunos colegios sobre otros, pero lo cierto es que todos alcanzaron el notable lo que vino a premiar la enorme trastienda de esfuerzo que hay tras este desfile.  En una mañana soleada,  la  bullanguera cabalgata volvió a ser un maravilloso coctel de alegría, color, ritmo, imaginación, humor y fantasía.  Los niños disfrutaron y el público también. 

En ese domingo de Carnaval, por la tarde irrumpieron las máscaras callejeras, originales y ocurrentes a más no poder en sus disfraces de las tres modalidades. Fue, sin duda, uno de los concursos en los que más se lo tuvo que pensar el jurado  y donde emergió la figura de García Pavón con ese entrañable homenaje que, en el año de su centenario, le rindieron Ángel Morales, Jesús Andújar y Zoilo González representando la famosa historia de Los carros vacíos. La gente se exprimió el cerebro a base de bien y consiguió disfraces como un vestido de época elaborado a base de periódicos, una caja de bombones Ferrero Roché, el espectacular Forjado a fuego que se llevó el primer premio, una maquina de peluches, cajas de Nivea….brillantes todos.

 Tampoco defraudaron las peñas locales en el desfile del lunes que se abrió paso con los alegres patinadores del Club Roller Skate, implicados en el carnaval y en otros muchos frentes de la sociedad tomellosera. Un mérito enorme tiene la presencia de Fundación Elder que mantiene su sabia filosofía de intentar conseguir que los usuarios se diviertan a la par que lo hace la sociedad en la que viven. Ese tren mexicano en el que viajaban provocó muchos aplausos y emoción entre el público. 

La Esencia China que nos trajo Harúspices fue impresionante. Un espectacular montaje con cinco majestuosas carrozas y ciento setenta componentes que lucieron un maravilloso vestuario, aderezado con unas coreografías complicadas, pero ejecutadas a la perfección. Harúspices conseguiría un día después el segundo puesto en Herencia, por detrás de La Burleta, dos peñas que en el mundo carnavalero vienen a ser como un Barsa-Madrid. Independientemente, de que gane una u otra, las dos son muy grandes.

Para el carnaval ha sido muy saludable la recuperación de Los Amigos, peña que años atrás pasó por momentos  complicados que incluso hicieron temer por su desaparición. Pero no ha sido así, afortunadamente, y Los Amigos viven un buen  momento como ha quedado demostrado con ese precioso “Viaje a través del tiempo" que han representado, con una lograda  coreografía y un vistoso vestuario.

Y sigue aportando mucho al carnaval tomellosero la entusiasta Asociación de Vecinos del Barrio San Antonio, enormes en ese mundo vikingo que han representado y con el que han dado un salto de calidad importante. Vimos también a los Canuthi en una versión carnavalera distinta a su habitual registro, pero chocante, graciosa y genial al mismo tiempo. Ver a los miembros de esta peña ataviados con plumas y bailando samba no tuvo precio.

Los autos locos del martes fueron pocos y rápidos, pero hay que valorar en su justa medida a los cuatro participantes de un concurso que podría crecer dando mayor protagonismo a la bicicleta, medio de transporte muy arraigado en Tomelloso. Por la noche, Chumina Power y los drags queen demostraron que siguen siendo una apuesta muy segura en el carnaval de Tomelloso, con una gran respuesta de público y mucha animación durante todo el espectáculo.

Fin a unos carnavales que, como siempre, pasan en un suspiro, justo lo contrario que el inmenso trabajo que les precede. Ayuntamiento, peñas, asociaciones, AMPAS, grupos de amigos, máscaras individuales, empleados municipales y cuerpos de seguridad han contribuido al buen desarrollo de las carnestolendas en Tomelloso. Muchos de ellos ya piensan en las del 2020.

1398 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}