Feria 2019

De Tomelloso al cielo

Discurso de agradecimiento del Premio de Narrativa "Félix Grande"

Eva María Baos | Sábado, 31 de Agosto del 2019

Quisiera iniciar estas palabras con un agradecimiento a los organizadores de la fiesta de las letras, al Ayuntamiento y al jurado del certamen, y expresar mi más sincera felicitación a todos los galardonados hoy aquí, pues son un claro ejemplo de trabajo, esfuerzo y superación.

Quiero también agradecer a mi familia, a la que está aquí acompañándome y a la que llevo en el corazón, su apoyo incondicional. Deseo hacer una mención especial a mi marido y a mis hijos, por el tiempo que me han regalado; a mis padres, por darme algo más que la vida; a mis hermanas por ser parte de mí en lo bueno y en lo malo. Vosotros habéis hecho posible que pueda estar hoy en Tomelloso. Os quiero mucho.

Recibo con humildad y emoción este reconocimiento por su especial significado para mí. Estoy muy contenta de recibir este premio en la tierra que vio nacer a mi abuelo. A él se lo dedico. 

También te dedico este premio a ti, papá. Te dije que lo iba a hacer y lo he hecho. Aquí estás para dar fe de ello. Has conducido 600 kilómetros para traerme desde Barcelona y ser testigo de este mensaje que irá de Tomelloso al cielo. 

Querido Yayo, mi abuelo, Juan Pedro Baos Cano, el del Canijo.

Te fuiste sin que pudiera decirte adiós, despacito y en silencio dejándonos borrachos de tristeza. ¡Qué vacío tan grande es tu ausencia!

No hubo persona más admirada ni más querida en toda la Mancha. Pequeño por fuera, infinito por dentro. Inteligente y risueño, trabajador incansable, exprimiste la vida con amor y alegría, y hasta el último aliento tuviste siempre una sonrisa en los labios. Jamás discutiste con nadie. Tus amigos se contaban por docenas porque eras un hombre bueno, alegre, despreocupado, generoso. Buen hijo, padre y abuelo orgulloso. 

Aún cuando tu mente habitaba en las tinieblas, en cuanto oías mi voz sabías quién era. No me habías olvidado. Tampoco yo podré olvidarte. 

Hoy estoy aquí, en el lugar que tanto amabas, en tu tierra. Un lugar en el que germinó la semilla que fuiste. Echaste raíces en Bolaños y tus ramas crecieron en Barcelona, pero allá donde ibas gritabas complacido que eras de Tomelloso.

Hoy Tomelloso me abre sus puertas para que mis palabras ligeras como una saeta lleguen derechitas al cielo. Venía a decirte adiós, pero no podré hacerlo porque en realidad nunca te fuiste del todo. Si podemos recordarte, una parte de ti estará siempre con nosotros. Las personas que no se olvidan no pueden morir, mientras haya amor y tengamos memoria vivirás en nuestros corazones. Te queremos y no te olvidamos.



1088 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

El discurso precioso, pero yo creía que el premio local era para autores locales.

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}