Economía

Ramón Sampedro: “Tenemos un negocio consolidado gracias a los buenos cimientos que pusieron mis padres”

Con una trayectoria de más de cincuenta años, Seguros Sampedro continua siendo una garantía de profesionalidad y buen servicio

Carlos Moreno | Miércoles, 2 de Octubre del 2019

Cincuenta  y seis años después de su fundación, Seguros Sampedro mantiene su solidez y buena situación. Esta empresa familiar de Tomelloso continua distinguiéndose en el sector asegurador gracias a su profesionalidad, entrega constante y buen servicio ganándose la confianza de los clientes.  Tanto su fundador, Ramón Sampedro Ramírez, como el siguiente eslabón de la cadena, Ramón Sampedro Lara, han sabido  adaptarse a los tiempos que tocaban,  superando  las dificultades inherentes a cualquier empresa o negocio, pero con la satisfacción de  ver como se han ido cumpliendo los objetivos trazados. El fundador disfruta de una merecida jubilación, al igual que su mujer, Sagrario Lara, otro baluarte esencial  de la empresa. Pero ninguno de los dos ha desconectado del todo, porque el trajín del trabajo les da vida.

Ramón Sampedro Lara, que se incorporó al negocio en el año 1997m nos recibe  en sus oficinas de la calle Don Víctor. En el ecuador de la semana la actividad es importante, mucho más en una empresa que abarca varios sectores de actividad. Nos invita a tomar asiento y empezamos una entrevista que discurre con la cercanía, complicidad y confianza  que cabe esperar entre dos personas que se conocen desde hace muchos años.

-Aquel 1963 en el que su padre fundara la empresa queda ya muy lejos. ¿Cómo enjuicia la trayectoria de la empresa echando una mirada atrás?

-Sobre todo con la satisfacción de tener el negocio muy consolidado. Es un negocio familiar al que mis padres pusieron unos buenos cimientos y ahora seguimos mi  hermana Sonia y yo con la misma ilusión y entrega que ellos. Actualmente somos nueve las personas que trabajamos aquí y  abarcamos los sectores del seguro, la clínica y el servicio de prevención de riesgos laborales. 

-La consolidación de un negocio que tan bien defendieron sus padres, implica también una responsabilidad, ¿no es así?

-Evidentemente.   El buen funcionamiento de la empresa nos ha permitido vivir cómodamente y ahora tenemos la responsabilidad de legarlo en las mejores condiciones a las generaciones que vengan después. Un negocio familiar tiene su complejidad, sobre todo a la hora de hacer de la mejor manera posible las transiciones. Pero en fin, aquí seguimos luchando y tratando de hacer las cosas lo mejor posible, por nosotros y por nuestros clientes.

-¿Cómo se encuentra el sector asegurador en estos momentos?

-El sector de los seguros va muy ligado a la coyuntura económica. Si hay alegría, la hay para todos los sectores, también en el nuestro. Puede ser que notemos la crisis  más tarde que otros, pero también es cierto que salimos de la crisis más tarde que los demás. Nuestra gran ventaja es que contamos con una cartera de clientes  que te otorga una estabilidad. No somos un fabricante de  un producto que tiene que vender a diario y le puede ir mejor o peor. Cuando hay menos dinero, la gente puede quedarse con los seguros básicos, el del coche y poco más. Las crisis se notan mucho.

-Los empresarios son los  que mejor toman el pulso a la economía. ¿cómo enjuicia la actual coyuntura?

-Los indicadores dicen que podemos estar a las puertas de un nuevo periodo de recesión. Puede que influya la inestabilidad política, pero tampoco soy un economista para emitir el diagnóstico más preciso. Lo único que puedo decir es que notamos que hay menos consumo, también porque hay más competencia, y se nota también en los precios. Nosotros manejamos precios de los años noventa, sin embargo, los precios de arreglar, por ejemplo, la carrocería de un coche si han subido. Esto es lo complicado para nosotros. Existe un control del Estado, que obliga a las compañías a tener unas reservas para poder asumir los costes de los siniestros,  pero las cosas se han ido complicando mucho.

-Hablaba antes de la competencia, ¿es cada vez más creciente?

-De un tiempo a esta parte la banca ha querido compensar el descenso de sus ingresos por la venta de sus productos tradicionales que es vender dinero a los clientes y ha apostado fuerte por los seguros. Los bancos venden las cosas como las venden. Y luego está la venta por internet que no es nuestro verdadero enemigo. La gente consulta más que contrata por internet. La gente consulta, pero luego acude a su agente o su corredor que, además, tiene la opción de hacer una prospección de mercado para encontrar los mejores precios al trabajar con varias compañías. No hay que olvidar que estamos obligados a presentar tres ofertas a nuestros clientes.

-El cliente, ¿mira por encima de todo el precio o analiza también otros factores a la hora de contratar un seguro?

-Si el cliente solo mirara el precio, algunas empresas no estaríamos cincuenta años en el mercado, porque siempre habría otro con un precio más bajo. Está claro que el precio tiene que ser competitivo, pero siempre acompañado de un buen servicio a tu cliente. La gente quiere que lo atiendas bien, que le des tranquilidad. Como decimos en nuestra campaña publicitaria: llevamos más de cincuenta años haciendo que duermas tranquilo.

-¿Dónde tienen su principal mercado?

-Además de la oficina de Tomelloso, tenemos otra en Alcázar de San Juan que abrimos hace diez años. Con la particularidad de que es un negocio directo, es decir, captamos directamente a los clientes, sin colaboradores o intermediarios de por medio. Hay corredores que tienen unos auxiliares externos y eso permite que te entre negocio, pero es un perfil que no nos gusta porque el cliente no es tuyo, te entra  por otra persona y se va por otra persona.  Asi, el crecimiento es más lento, pero mucho más estable. Esa es la filosofía que defendemos.

-Usted es el presidente de Colegio de Mediadores de la Provincia de Ciudad Real y forma parte de la directiva de la asociación de ámbito nacional AUNNA, ¿cómo marchan las cosas en estas entidades?

- En el Colegio de Mediadores tenemos el problema de que la gente no se colegia. Hubo un tiempo en que era obligatorio, pero ahora no. Y no lo entiendo porque un colegio profesional vela por los intereses de sus asociados. Curiosamente casi la mitad de nuestros asociados son corredores. Creo que pertenecer a un colegio es una manera de dignificar más la profesión. Nuestro oficio no está muy bien visto ahora, porque venimos de unos años en los que, quizá, hemos estado muchos y no todos han trabajado con la misma profesionalidad. Hace falta una formación, saber adaptarte  a los imperativos de la ley y atesorar una experiencia. En AUNNA, que agrupa a los corredores, soy directivo y, bueno, esto me otorga una serie de relaciones e información que me permiten ser más profesional y controlar mejor la situación del sector.

-¿Tienen pensado acometer algún nuevo proyecto en la empresa?

-El proyecto más importante es que tenemos como objetivo crecer todos los años, de lo contrario empiezan a saltar todas las alarmas. Desde que salimos de la crisis hemos experimentado un crecimiento constante todos los años, de casi dos dígitos por año. Más allá de consolidarnos, no creo que haya otros proyectos en la empresa. No somos demasiado ambiciosos, simplemente se trata de crecer y mantener nuestros trabajadores. 


1627 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}