Deporte

Fermín Cacho: “Los rivales me ayudaron a ser mucho mejor”

El que fuera campeón olímpico en Barcelona analiza su brillante trayectoria deportiva en una amena y enriquecedora charla

Carlos Moreno | Domingo, 13 de Octubre del 2019
Fermín Cacho durante la conferencia. Al fondo aparece la imagen en la que alza los brazos tras proclamarse campeón olímpico en Barcelona Fermín Cacho durante la conferencia. Al fondo aparece la imagen en la que alza los brazos tras proclamarse campeón olímpico en Barcelona

En la tarjeta de presentación de Fermín Cacho hay dos subcampeonatos del mundo, diez campeonatos de España, la plusmarca nacional de de 1.500 metros con ese estratosférico tiempo de 3:28.95 conseguido en Zurich que nadie ha batido todavía, medallas de oro y bronce en campeonatos europeos y, por supuesto, las medallas olímpicas conseguidas en Barcelona, oro y Atlanta, plata. Méritos que le han valido para que sea considerado el mejor atleta español de todos los tiempos. 

Pero esa tarjeta de presentación incluye también una personalidad de grandes valores, como la  humildad, la cercanía con todos y  saber que  alcanzar el éxito implica grandes dosis de sacrificio. Lo demostró en la charla coloquio que tuvo lugar ayer en el Auditorio López Torres con presencia de numerosos practicantes y amantes del atletismo que disfrutaron con las enseñanzas del gran campeón.

En una amena charla,  Carlos Vega fue preguntando a Fermín Cacho sobre los episodios más importantes de su brillante trayectoria deportiva. El de Agreda recordó los inicios, confesando que “me inclinaba más por el fútbol, pero participé en unas carreras en la que destaqué tanto que hubo quien pensó que no era posible que fuera tan rápido. Un día Enrique Pascual fue a verme y  me dijo que me fuera a entrenar a Soria.  Mis padres me apoyaron y allí en Soria encontré un ambiente ideal para entrenar por la altitud, los bosques, las instalaciones y, sobre todo, la tranquilidad”.

 No tardó en aparecer en la conversación la mítica carrera de Barcelona 92, aquella histórica final de 1500 en la que consiguió el oro y se convirtió en leyenda. “Creo que los Juegos de Barcelona marcaron un punto de inflexión en el deporte español. Todo el mundo tenía claro que había que organizarlos bien y conseguir unos resultados deportivos dignos. El Plan ADO que se puso en marcha en el 87 dio sus frutos y se consiguieron 22 medallas, algo que pocos podían pensar a priori. Hubo unos años buenos después, pero la crisis ha acabado perjudicando mucho al atletismo. Ahora se está volviendo a apostar por jóvenes atletas y estoy convencido de que en los Juegos del 2024 veremos los frutos”.

El público se rió de buena gana cuando se enteró de los rituales que el atleta seguía antes de las carreras. “En Barcelona, cuando me dirigí al Estadio para disputar la final me llevé el chándal del podium,  había imaginado la carrera y sabía que iba a estar ahí. Le dije a mi entrenador que el que me quisiera ganar iba a tener que correr mucho”.

Se proyectó la carrera de Barcelona y el público irrumpió en una gran ovación, lo mismo ocurrió tras verse  las de Atlanta, Atenas o el mitin de Zurich donde firmó su mejor marca. Las imágenes mostraron la inmensa clase de un corredor que nunca se rendía ante aquellos monstruos con los que tocó competir: Morceli, Chesire, Kipkoriv, El Guerrouj que fue el que se cayó en la final de atlanta. “me pilló al lado y tuve que saltar para no hacerle daño. Son cosas que uno no puede controlar. No sabemos lo que hubiese pasado si esa caída no se produce”.

Competía con rivales a los que admiraba, “ellos me ayudaron a ser mucho mejor” y expresó su deseo de que plusmarca nacional, que dura ya 16 años, sea superada. También confesó que entrenaba siempre para ganar. “Si entrenas pensando solo en ser segundo, tercero o cuarto, no será mucho lo que consigas”. Al final, en la charla coloquio que se abrió volvió a hablar de la carrera de Barcelona, de sus proyectos profesionales, muchos relacionados con el deporte y la satisfacción que le produce echar una mirada atrás y comprobar los mucho que ha disfrutado del atletismo. “Me ha permitido conocer a grandes deportistas, visitar muchos países  y saber valorar el esfuerzo y el sacrificio para poder ganar”, dijo en medio de la gran ovación de la gente que casi llenó el auditorio. 

Hoy se le verá corriendo por la 10K, no con ese ritmo infernal de los noventa, pero sí con la categoría, clase y humildad que siempre llevan en su mochila los campeones, por mucho tiempo que haya pasado. En esa mochila lleva siempre las dos medallas olímpicas, "me gusta llevarlas para compartirlas con la gente" y eso hizo ayer en Tomelloso, a pesar de que inicialmente se le habían olvidado.


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
1477 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}