Navidad

Copa vacía

Isabella del Conde Beda | Jueves, 2 de Enero del 2020

¡Increíble! Ya han pasado cinco años y esta aflicción se incrementa cuando finaliza uno dando comienzo al otro.

No puedo no recordar que éramos tantos en las reuniones familiares, especialmente desde el 24 de diciembre al 1° de enero. Era un ritual: reír, cantar y bailar, no sin antes contar alguna anécdota repetida y llenar nuestras barrigas.

Hoy me encuentro abrumado, irritado, confundido, sentado a la mesa, observando su inmensidad que me lleva a sentirme diminuto.

Me encantaría afirmar que las ausencias se deben a que algunos han viajado, si bien no éramos demasiados, cada persona que dentro de una hora no estará aquí valía más que el solo hecho de ocupar un asiento.

¿Algo para brindar?

Salud y que permaneciéramos todos juntos, que se cumplieran nuestros proyectos y todas aquellas frases surrealistas e ilógicas, mirándolo desde lejos hoy carecen de sentido.

Me pregunto qué pensaba cada vez que levantaba la copa, o admiraba el gran banquete y los preparativos y gastos en luces, árbol, decoración y regalos SI O SI para todos, hasta para aquellos que no veíamos en años o habíamos discutido por algún desacuerdo estúpido.

ob.imagen.Descripcion

No negare que como joven planeaba pasar la noche con la familia y luego salir lo más pronto posible con mis amigos y cuanto más durara la velada y la bebida parecería que más felices seriamos. ¡Jaj! Qué tontería.

Esta noche que en pocos iluminara su cielo me pregunto qué festejábamos, puedo ver lo que mis ojos internos pasaban por alto, luego lo egoísta e indiferente ante algún conocido que no tendría con quien estar esta noche.

Todo el año la humanidad en general no titubea en demostrar su decadencia, pobreza, muerte y tragedias.

Pero, así como a mí no me interesaba cuando iba de jarana cruzar a niños en la calle durmiendo y con frio o que cada vez que decíamos “¡Salud!” que por cierto al brindar sugerimos inconscientemente poder salvarlos de alguna enfermedad o lo que fuere como si de divinidades nos tratáramos.

Pasaría el tiempo y algún miembro de los que ese día lo decía con la copa en alto y una sonrisa gigante con el tintineo del cristal enfermaría en el transcurso y dejaría vacío su lugar en esta mesa. Porque queridos amigos, con fiesta, alcohol, y deseos superficiales no evitábamos catástrofes futuras, padecimientos terminales ni accidentes y mucho menos esa afección que destruye nuestra psiquis sin compasión, “DEPRESION” Este fue el diagnostico de mi madre…

No había períodos en que ella no lamentara la pérdida inusitada de Ariel, su primogénito, ¡arrebatarle la vida por un celular!

Tantos intentos de suicidio de Elena (Madre) y aunque a todos nos estrujaba el corazón la desaparición física de Ariel, era evidente que no podíamos siquiera asemejarnos a comprender el dolor constante por el que ella transitaba. Así se fue consumiendo por fuera, donde rara vez asomaba en su cara una mueca de sonrisa; meses siguientes mi padre enfermo y a fin de año celebrar en un hospital no era lo óptimo, por ello nosotros en casa, sin pensar nuevamente al elevar nuestra suerte gritando “¡Salud!” que Pedro (Padre) estaba perdiendo la batalla.

Mi madre se mantuvo fuerte, al menos así parecía, pero aquella tarde en que mi hermana y yo no podíamos despertarla, demostró lo contrario; el dormitorio repleto de blísteres vacíos de pastillas “recetadas” y cuando ella nunca despertó nos echábamos culpa a y la vez nos enojábamos con ella, pues jamás empatizamos realmente con su gran sufrimiento.

Tiempo después la discordia se debía a si vendíamos la casa o no, yo me conformaba con un lugar más chico; es detestable como un bien material puede trastornar a la gente y alejarla como si fueran desconocidos.

Pero aquí estoy, sentado en la silla de papá, conmemorando el pasado y buscando respuestas, solo, como tantos que aun rodeados de humanos, sentimientos y deseos de buena dicha ya no les concierne ir de juerga, “eres joven” o “ya lo superaras” es la misma cantaleta cuando quiero profundizar en un dialogo y me encuentro hablando solo con alguien más.

¿Superar? ¿Que saben de superación? No es olvidar y ya, sino reconocer los hechos y convivir con ellos. Por eso estoy aquí escribiendo estas palabras, sin dudar que solo es una fiesta comercial y trivial.

Sé, que, así como yo no puedo arreglar el mundo, con pequeñas cosas puedo mejorar el de mis pares, pero no me abandona la culpa de haber desperdiciado caricias y abrazos de mis seres queridos por instantes que ya olvidé.

Sigo mi vida, tengo trabajo, hogar, alimento y abrigo, pero…

¡Ups! Ya suenan las campanas: son las 00:00hs. Podría decir que estoy inmerso en un nuevo ciclo, de 365 días.

Tengo frente a mí, una gran copa brillante. Está vacía, pues ya no brindo.

1457 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Que lindo ver lo que creas publicado y leído por tanta gente... Bueno, vamos tramitando los pasaportes! A Ver si se juegan en España para que podamos ir! Jaja!
Terrible escrito Bel!!!!! Se lo leí en voz alta a una prima ...diciendo está escritora es de acá ...es Bela ... es amiga !!!! SOS nuestro orgullo hermosaaa !!!!
Terrible escrito Bel!!!!! Se lo leí en voz alta a una prima ...diciendo está escritora es de acá ...es Bela ... es amiga !!!! SOS nuestro orgullo hermosaaa !!!!
Ay, bruja amiga. Que decir, la verdad me encantó. Me puso algo triste también, obviamente. Debe ser la edad...ja ja. Muy lindo. Te felicito. El final, piel de gallina 😱.

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}