Navidad

Las navidades de mi juventud

José Antonio Negrillo Martínez | Martes, 22 de Diciembre del 2020

Para mí, las Navidades se van pareciendo a los pimientos de Padrón que unas gustan y otras non, y este año entre pitos y flautas son de las de non, pero viendo la ilusión de los hijos y sus satélites pues nada vamos a celebrarla; nos echamos la manta a la cabeza y que sea lo que Dios quiera, que luego una vez metidos en harina te lo pasas pipa y entre que pico de aquí y pico de allá, vas llenando la caldera, y le vas echando goteja de blanco, goteja de tinto, un poquito de Cava, los dulces, y hacemos un amasado, que a nuestras edades, luego nos tiramos la noche con el botijo en la mano.

Claro que esto lo digo yo ahora que tengo más  años que el tren, ya con setenta y siete tacos, pues veo las cosas desde otro prisma, pero si echo la mirada hacia atrás, ya me cambia la opinión, yo no me acuerdo de cenar en mi casa en Nochevieja, no sé desde los doce o trece años, en Nochebuena, si ahí sí que no faltaba ninguno, primero porque a mi padre se le ocurría al buen hombre hacer inventario de las tiendas justo en esas fechas, y ya para la Nochebuena nos cogía  en la tienda del Pasadizo, y mi madre, nos bajaba una copa de sidra y algún que otro dulcecillo; no se me va a olvidar un año, creo que el último que hicimos inventario en esas fechas, que se nos presentaron en la tienda mi tío José Antonio, el bizco Martínez, acompañado de su  inseparable José Antonio Torres, y éste a su vez de su amigo José Antonio Osborne, los tres unos cachondos y con una pizca de mala leche, entonces había en el Ayuntamiento en el Salón de Plenos, una emisora que montaban en Navidad  con el fin de recaudar fondos para familias desfavorecidas, y quien estaba al mando de la emisora?.....Pona, no podía ser otro, entonces los tres José Antonios, me dijeron: toma una máquina de afeitar Philips, que entonces estaban de moda,  para que la subasten en el Ayuntamiento, pues nada como era el chico de los recados, enfilo para el Consistorio, y los tres figuras llaman a la emisora y le sueltan a Pona:

-Para allá va Tinete a entregar un regalo para la subasta, damos  tres mil pesetas, de las de hace sesenta y pico de años, si le haces que cante el Porompompero, cuando me soltó Pona el encarguito, me puse de mil colores, yo que era más corto que las mangas de un chaleco, no tuve más remedio que “arrancar” y cantar, bueno estropear la canción. Lo pasé rematadamente mal.

Otra noche estábamos “inventando” en el almacén que teníamos en la calle Belén, al lado de la Tienda de Odda, con un frío de justicia y una niebla que no se veía a un metro; ahí en ese almacén teníamos entre otras cosas la cristalería, y claro para hacer bien las cosas había que sacar todo a la calle, limpiar, contar, anotar…etc. Nosotros le cortábamos los cristales a las tapas de las cajas de los muertos y esa noche habría unas quince o veinte, las dejábamos apoyadas en la pared de la guarnicionería del rana, hoy tienda de Los Muchachos, y también sacábamos el  mostrador de cortar los cristales, y esa noche estaba yo con ganas de hacer alguna faena, llamo al Chato, Pablo López, y le digo:

-Chato, me voy a tumbar en el mostrador y tu me pones encima una tapa de los muertos y me miras para ver cómo me cae de bien.

-Venga ya! No sabes que esas cosas traen mala suerte.

- Vamos hombre es solo un minuto.

- Vale, pero hay que joderse las cosas que se te ocurren, como te pille el Jefe o tu hermano Rafa…

Me tumbo en el mostrador, me pone la tapa encima, desfilan los socios, Jesús Cano, Paco Gálvez, mi hermano Emiliano, Andrés Castellanos, y ya pasado un buen rato, les digo: ya me he cansado, me voy a levantar, cuando estoy con la tapa a media altura, pasa por mi lado Evaristo Quevedo, practicante, que iba a la Casa de Socorro para hacer la guardia, serían las doce de la noche, y cuando vio la tapa a media altura y yo moviéndome y hablando, salió corriendo y llegó descompuesto, como llegó derecho a mí, mi hermano Rafael, (q.e.p.d), y me echó una bronca de bigotes.

Ya más mocete, la Nochebuena cenábamos en mi casa, la familia y Eladio, y luego nos íbamos a casa de los Villena (Alzacamas), pues Juanjo trabajaba en el Banco Hispano de Director en la calle Alcalá, junto a Sevilla y le hacían regalos de bebidas, y un cliente le regalaba todos los años una caja de Cava Codorníu Non Plus Ultra, que entones era de lo mejorcito, doce botellas, que esa noche caían.

Por la tarde nos juntábamos en la pescadería de Justo, en la calle Belén (donde está la peluquería del magrebí) y por allí andaba Antoñito López García, que era muy amigo de Justo, se apoyaba en la pared al lado del mostrador de las almejas y se las comía como las pipas, luego llegaban los demás, Gómez, Andújar, mis hermanos, mi primo Esteban, etc.. y quedaban para las doce más o menos, Antoñito se echaba un puñado de almejas en el bolsillo de la gabardina y para adelante.

Nos presentábamos toda la compañía en  casa de los Villenas, éramos recibidos por sus padres, el Sr Jesús y la Sra. Adelaida, y dale que te pego cava, whisky, algún gin-tónic, un cafelito, un turrón, y por allí merodeaba el hijo del pescadero, Justito, que lo empecé a observar y lo notaba como muy contento, de momento no le dimos importancia, pero ya al cabo de un buen rato, lo vemos que se levantaba, se acostaba en un sofá, el crío tendría 5 o 6 años, y ya le seguimos los pasos, y que hacía? pues que todos los vasos que nos dejábamos a medias, todos, se los iba bebiendo y cogió una castaña de padre y muy señor mío. Lo acostamos y a soñar con los angelitos.

Si os ha gustado luego os cuento otras Navidades con sus Nocheviejas…

Aprovecho para desearos a todos los que me soportáis FELIZ NAVIDAD Y QUE EL PRÓXIMO AÑO SEA TAN BUENO QUE NOS HAGA OLVIDAR ESTE DICHOSO 2020.  UN ABRAZO.

José Antonio Negrillo Martínez


Nota:

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, las de La Voz de Tomelloso. Las cartas remitidas a este medio deben ir debidamente firmadas y con el DNI. 

1947 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}