Economía

Producción, comercialización y distribución en SAT Campos, una empresa agrícola de vanguardia

Dirigida por los hermanos José Luis y Sergio Campos agrupa todos los procesos y sigue modernizando sus instalaciones

Carlos Moreno | Martes, 3 de Agosto del 2021
Empleados de SAT Campos durante la faena. Reportaje fotográfico de Francisco Navarro Empleados de SAT Campos durante la faena. Reportaje fotográfico de Francisco Navarro

Ubicada en el paraje Las Navas, muy cerca de Cinco Casas, desarrolla su actividad la SAT Campos, una empresa agrícola de vanguardia que dirigen los hermanos José Luis y Sergio Campos, naturales de Tomelloso. Será José Luis el que responda con su habitual amabilidad a las preguntas de la entrevista al mismo tiempo que recorremos unas instalaciones que crecen y se modernizan día a día. La tarde estival avanza y la actividad  todavía es importante tanto en los invernaderos como en las naves de clasificación, etiquetado y envasado.  En el campo ya no queda nadie porque se evita las horas de más calor. Los imponentes camiones frigoríficos entran y salen para llevar los productos de los Campos a  las más importantes cadenas de supermercados del país.

-¿Cuándo inició su andadura esta gran empresa agrícola?

-Fue mi padre el que empezó este proyecto. Era de Ossa de Montiel  y se vino a Tomelloso donde durante algunos años compaginó su trabajo en el supermercado de la cadena Spar de la calle Don Víctor con la explotación agraria. Tuvo campo en Ossa de Montiel, pero aquella era una tierra de secano que le gustaba menos para cultivar y decidió cambiar de aires. Mi madre, Mari Ángeles, le ayudaba y nosotros también veníamos al campo cuando salíamos del cole. Nos gustaba mucho estar aquí. Empezó con una nave pequeña y poco a poco fuimos ampliando con instalaciones mayores y más modernas. 

-Lamentablemente su padre falleció siendo todavía joven y ustedes tuvieron que tomar las riendas del negocio antes de lo esperado…

-Es cierto. Nos dejó hace trece años y nos tocó entrar en escena a mi hermano Sergio y yo. El tenía 21 años y yo 24. Mi madre  también se implicó para que pudiéramos seguir adelante. En todo este tiempo hemos tratado de hacer las cosas bien, siendo respetuosos con las personas y trabajar con sentido común para que las puertas se te vayan abriendo. Tampoco creo que tenga mayor misterio la cosa.

-Uno de los sellos distintos de SAT Campos es su importante diversificación de productos, ¿qué cultivos mantienen actualmente?

-Ahora cultivamos brócoli, pimiento, sandía, melón, coliflor, calabaza ajo, cereal y viñedo. La diversificación es importante para que las cosas vayan medianamente bien. Si un producto no tiene buena acogida en los mercados, se compensa con otro en el que las cosas van mucho mejor. 

- ¿Cómo analiza la actual coyuntura que tiene el campo?

-La agricultura suele llevar una línea más constante. En los años de bonanza económica estaba como está ahora y en estos momentos de crisis se mantiene más o menos igual, no tiene picos de sierra. Eso sí, el sector tiene su sacrificio y riesgo porque crías productos que luego el mercado  los puede aceptar o no. También es complicado que llegue un momento de más demanda  y no dispongas de producto  suficiente para atender a los clientes. Las circunstancias cambian cada año. Hay temporadas en las que hay una mayor demanda de brócoli y otras veces tira la sandia o el melón. El sector ha ido aumentando las exigencias en temas de calidades y otros muchos aspectos que obligan a trabajar mucho y bien.

-Ustedes agrupan todos los procesos: producen, comercializan, distribuyen…lo cual es una ventaja importante porque se quedan con todo el valor añadido, ¿no cree?

-Es cierto, pero no podemos olvidar que esta fórmula también supone dedicarle mucho más tiempo y trabajo. Cuantas más cosas hagas, el riesgo empresarial aumenta. También hay que saber hasta donde puedes llegar realmente. 

Mientras realizamos la entrevista nos hemos topado con José María, el trabajador que se encarga del invernadero y que lleva con los Campos seis años, aunque lo conocían de mucho antes. Le invitamos a posar en uno de los invernaderos para hacer una fotografía. José Luis asegura que José María vive con intensidad su trabajo y cuida al máximo todos los detalles. “Si las cosas no van como espera, se cabrea”, dice. En el invernadero pueden llegar a tener hasta seis millones de plantas.

- En los momentos de apogeo de la campaña, ¿cuántas personas pueden estar trabajando?

-Treinta en el almacén y en el campo otras cuarenta personas. La explotación la vamos modernizando  y mecanizando  poco a poco. Estamos adquiriendo máquinas para recoger algunos hortícolas porque el tema de la mano de obra se complica cada día más. Al mecanizar más la agricultura lo que tenemos es un mayor número de trabajadores estables durante el año.

-¿Cómo  ha afectado a una empresa agrícola como la suya la irrupción de la pandemia?

-Apenas se ha notado. No ha tenido muchos altibajos porque hablamos de un sector  esencial que no podía parar.

-Usted es joven y, al contrario que otros, se ha implicado de lleno en la agricultura, ¿animaría a otros jóvenes a trabajar en el campo?

-Hay días en los que con tanta lucha e incertidumbre sientes algo de miedo. Hay que acometer inversiones, tienes esa presión por dar salida a los productos y siempre existe el riesgo de si el esfuerzo realizado dará sus frutos. Y no hay que olvidar que trabajamos al aire libre, dependiendo mucho de los avatares de la climatología. El campo es rentable si estás encima, estando todos los días muy pendiente. Una explotación obliga a estar siempre al pie del cañón. Pero a pesar de tantas dificultades, tengo muy clara una cosa: si volviese a nacer el oficio que elegiría sería el de agricultor.

-¿Cómo es el ciclo de trabajo de un año en la SAT Campos?

-En noviembre es cuando terminamos de recoger las últimas cosechas y poco después preparamos la nueva siembra para empezar otra vez en marzo. Se puede decir que estamos activos el ochenta por ciento del año. Diciembre y enero son los meses de menor actividad que aprovechamos para reparaciones  y un poco para recapitular y reflexionar sobre lo que vamos haciendo.

-Las ayudas que vienen de Europa, ¿es más difícil conseguirlas ahora?

-En el sector hortícola hay menos ayudas. La solución, más que las ayudas, es que los productos valgan en el mercado y que las administraciones ayuden a los agricultores dándonos facilidades para poder trabajar. 

-¿Tienen pensado acometer algún nuevo proyecto?

-En el campo vives un poco al día, siempre planea la incertidumbre de los mercados y las previsiones que hacemos son, como mucho, a un año vista. En años más boyantes te animas a invertir algo más. Nosotros hemos invertido en equipos de frío, en maquinas para lavar la fruta, placas solares…intentando siempre mejorar y adaptarnos a los tiempos que vienen.


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
3493 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}