Cuevas

En la cueva de Mercedes y Carmen López, una joya de 1880

Carlos Moreno | Viernes, 20 de Octubre del 2023
{{Imagen.Descripcion}} Cueva de Mercedes y Carmen López. Reportaje fotográfico de Ana Palacios Cueva de Mercedes y Carmen López. Reportaje fotográfico de Ana Palacios

Cerca de siglo y medio tiene la cueva de Mercedes y Carmen López Muñoz en su casa de la calle Hidalgo, una de las que guarda preciosos vestigios de la viticultura de Tomelloso. Ellas son  nietas de José María López Lara que fue el primer  vinatero de la familia, seguido después por su padre, Alejandro López.  En la visita nos vuelve a acompañar, la arquitecta, Ana Palacios, y como no, José María Díaz, el último tinajero de la ciudad que saborea como nadie estas visitas a unas construcciones que fueron clave en el despegue de la economía local desde la segunda mitad del XIX y principios del XX,

Desde el patio accedemos a la cueva con los ladridos de la perra Luna como telón de fondo. La escalera es ancha y está muy bien remozada con unas placas de cerámica. La anchura de la escalera desvela que fue por aquí donde entraron las tinajas de barro. Antes de llegar abajo, nos topamos con las fresquera y la contramina. Ya en el fondo, observamos que la construcción tiene dos niveles: el primitivo donde se asentaron las tinajas de barro y uno más profundo con las de cemento que fueron hechas por el padre de José María. Nos ofrece una explicación sobre las canaleta. “Prácticamente se construían al nivel de las bocas de las tinajas, con el fin de que las tejas que se colocaban después para encauzar el mosto no se cayeran”.

La cueva, construida en torno a 1870, alberga  cinco tinajas de cemento de unas 450 arrobas de capacidad. De barro solo se conserva una y es de 250 arrobas. También están las tinajas del gasto y las del cemento, más pequeñas y que enseñan el trabajo de los antiguos lañadores que las reparaban. Las tinajas tienen dos  tapones, por el más bajo se escurrían las lías. La cueva conserva sus colores terrosos, mezclados con las motas negras del humo que se quedó pegado a las paredes y en el techo. El desgarre de la lumbrera es muy estrecho y nos permite ver el  buen grosor de tosca existente.

Entre las tinajas, aún se sostiene el empotre y nos llama  también la atención una vieja gradilla que presenta un buen estado.  Una de las paredes presenta suaves huecos, que era donde apoyaban las panzas de anteriores tinajas. El suelo está revestido de cemento e incluye la canaleta que conduce al pocillo.

Despedimos a nuestras amables anfitrionas que preguntan cuándo y donde podrán ver el reportaje. En La Voz de Tomelloso, claro, en una sección de cuevas que lleva más de un lustro de andadura y con la que pretendemos contribuir a poner en  valor estas singulares construcciones.


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
4358 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}