Cuevas

Autenticidad y mucha profundidad en la cueva de Jesús Villena

La Voz | Viernes, 17 de Noviembre del 2023
{{Imagen.Descripcion}} Reportaje fotográfico de Ana Palacios Reportaje fotográfico de Ana Palacios

Autenticidad y mucha profundidad en la cueva de Jesús Villena

Calle Roque, 35, es la dirección donde encontramos una nueva joya del subsuelo de Tomelloso. Hoy nos metemos en las grandes profundidades de la cueva de Jesús Villena, construida a principios del siglo XX y que guarda la autenticidad de las cuevas que permanecen como en los tiempos de su mayor esplendor y actividad. En aquella época, al construir una casa, lo primero que hacían era la cueva, y la tierra la utilizaban para hacer tapiales.

De inicio nos impresiona una larga y recta escalera con peldaños reforzados con ángulos de hierro. La cueva tiene una profundidad de casi nueve metros y está muy bien conservada. De ancho mide 6,90 metros y 11 de largo. La escalera tiene un techo abovedado en arco de medio punto y las paredes encaladas apenas tienen desprendimientos. Cuando vamos bajando descubrimos la entrada primitiva de la cueva.

La cueva contiene once tinajas de cemento, unas con 550 arrobas de capacidad y otras de 400, además de las del gasto. En total, la cueva podía almacenar cerca de seis mil arrobas de vino que dicho coloquialmente eran de “un pichulero bueno”. El propietario recuerda con cierta sorna el trato de su padre con el tinajero. “El mismo tiempo que tardes en hacerla, tardaré yo en pagártelas”. Las tinajas están unidas por un empotre de madera. Cada una de ellas tiene los tapones a distintas alturas para sacar el vino de diferentes calidades. El vino más cercano a las madres tenía más cuerpo, pero en otras zonas aparecía el denominado “vino canijo” mucho más ligero.

El techo aparece en la pura tosca, horadado por dos lumbreras de desgarre trapezoidal perfectamente trazado. La cueva no tiene humedad, está impecablemente limpia y ofrece esos mágicos claro oscuros que tanto encanto proporcionan a estas singulares construcciones de la ciudad.

Salimos de la cueva y visitamos también un precioso jaraíz cubierto con una techumbre que tiene una estructura de cerchas de madera en perfecto estado. El propietario conserva también una prensa y otros curiosos aperos. Nos pide que nos acerquemos a un bombo en miniatura, muy logrado en todos sus detalles. Al final de la visita, nos obsequia con bebida y aperitivos,  recalcando que el detalle lo tiene con todo el mundo que le visita. Nos ha encantado la cueva y la hospitalidad de Jesús, también de su mujer, que al final compartió tertulia con el periodista, la arquitecta y nuestro experto tinajero. 


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
3527 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}