Opinión

Bloques

Ramón Castro Pérez | Miércoles, 22 de Noviembre del 2023
{{Imagen.Descripcion}}

Cuando éramos niños, jugábamos en la calle todos juntos. No importaba si eras del bloque IV o del X. Incluso podías venir de otra calle y, aunque existiera cierta rivalidad, acabábamos mezclados cuando los equipos iban mermando, a medida que se aproximaba la hora de la cena.

Con el tiempo llegaría el instituto de bachillerato, donde coincidíamos, en las mismas aulas, gente de todo tipo de bloques y de barrios. Estaban los «heavies», los «rockers», los «punks» y los «mods». No nos olvidemos de los pijos, de los empollones, de los macarras o de los brutos y, a pesar de no abundar los deportistas o los solitarios, cierto es que tenían su papel. En fin, era complicado no identificarse con algún bloque y, por tanto, llenar los bolsillos con el argumentario propio, construyendo, de esta forma, una identidad que llevar a gala durante buena parte de la adolescencia (y más allá).

Hoy en día, afortunadamente, la cosa es más sencilla. No porque nosotros hayamos avanzado tanto como para resolver el problema, sino porque nos han hecho un gran favor, diciéndonos cómo tenemos que organizarnos. El asunto es simple: hay dos bloques. El bloque democrático y el que no lo es. Además, es fácil identificarse pues, los del bloque democrático no dejan de decir que lo son y por definición o, mejor aún, con categoría de axioma, todo lo que ellos defienden y afirman es correcto y está bien hecho. Qué tontería. Pues claro, si son el bloque democrático. Tienen carta blanca. No es necesario que reflexionemos sobre sus postulados u opiniones. Siempre serán adecuados y acertados.

Visto así, estamos todos en el mismo bloque, pues vivimos en una democracia que, cada cierto tiempo, se reafirma en las urnas. No acierto a identificar al bloque no democrático. No sé quiénes son ni qué quieren. Supongo que dar un golpe de estado, tomar las riendas del país por la fuerza, pegando tiros o secuestrando a gente, imponiendo sus puntos de vista a base de amenazas. Tal vez incluso hasta pretendan definir razas, estirpes o, peor aún, grupos de humanos segregados por su sangre, su lengua o su supuesta distinta capacidad intelectual. Claro que todas esas fuerzas no democráticas deberían ser tan intensas que consiguieran derrotar a todo un Estado cuya armadura ha sido forjada gracias a una férrea separación de poderes. La misma que nos brinda todo aquello que no tuvieron los antepasados que poblaron esta tierra durante los siglos oscuros. En resumen, que podemos estar tranquilos pues vivimos todos en el mismo bloque, a pesar de nuestras diferencias.

 

1432 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}