Cuevas

En la bella cueva redonda de Ignacio Coronado Valentín

La Voz | Viernes, 24 de Noviembre del 2023
{{Imagen.Descripcion}}

Al número 115 de la calle Nueva nos dirigimos hoy en nuestra visita semanal a las cuevas de Tomelloso. Nos recibe su propietario, Ignacio Coronado Valentín, que al igual que su mujer, desprende esa hospitalidad y nobleza tan consustancial a las gentes de Tomelloso.  Nuestro experto tinajero, José María Díaz, data la fecha de construcción de la cueva, en torno a 1940, y lo sabe bien puesto que fue su padre José María Díaz Benito el que construyó las tinajas de cemento. En esta preciosa cueva, que nos sorprenderá por varios motivos, nunca hubo tinajas de barro. El primer propietario de la cueva fue el suegro de Ignacio, Santiago Benito Lara.

Accedemos a la cueva por una empinada escalera, de peldaños altos, que nos obligan a bajar con cuidado. Las paredes están encaladas y no tardamos en descubrir su buen estado de conservación, limpiezs y total ausencia de humedad. De hecho, el balaustre se encuentra impecable, decorado en un tono verde muy acertado. Desde arriba disfrutamos de una cueva de coqueta forma circular que alberga siete tinajas de quinientas arrobas de capacidad cada una, además de la del relleno y del gasto mucho más pequeñas. Es una construcción realizada con exquisito gusto en la que se estuvo elaborando vino hasta la entrada en funcionamiento de la cooperativa. La arquitecta, Ana Palacios, que vuelve a acompañarnos, resalta también la belleza de esta cueva.

Otros elementos de esta cueva de algo más de ochenta años de antigüedad son el pocillo que socorría al vinatero en caso de derrame, un techo en la pura tosca que no tiene desprendimientos, el desgarre trapezoidal de la lumbrera que enseña un buen grosor de tosca y sin duda, su elemento más diferenciador, un jaraíz que se encuentra en la parte baja de la cueva y que dispone de otra lumbrera. El jaraíz todavía alberga la prensa, la destrozadora, el pozo del orujo y varias cuerdas de racimos de uva que cuidadosamente conserva el propietario. Probamos algunas y la verdad es que saben a pura miel. También podemos ver una colección de bombonas cubiertas de esparto.

Ignacio recuerda con nostalgia los tiempos en los que elaboraba vino en la cueva. Sus palabras desprenden su apego al campo, en realidad, a todo lo que tenga que ver con un Tomelloso que debe buena parte de su progreso a estas singulares construcciones.

 

   


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
2982 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}