Opinión

The Leftovers: la serie más intimista de HBO

Luis Manuel Serrano Novillo | Viernes, 9 de Febrero del 2024
{{Imagen.Descripcion}}

Imaginemos por un momento si un día nuestros seres queridos desaparecen de este mundo por causas desconocidas. ¿Cómo viviríamos tras este evento?,

¿Empezaríamos una nueva vida o nos quedaremos estancados en el pasado? Esto es lo que plantea The Leftovers.

Creada por Damon Lindelof, el mismo showrunner de Perdidos, contando con el apoyo de Tom Perrotta, autor del propio libro y con un elenco estelarizado por Justin Theroux, Carrie Coon, Margaret Qualley, Liv Tyler, Regina King, Christopher Eccleston, Amy Brenneman, Chris Zylka, Scott Glenn y Ann Dowd entre otros.

Esta serie cuenta la historia de Kevin Garner y Nora Durst, quienes unidos por este evento conocido como La Marcha Repentina les cambiaron sus respectivas vidas, teniendo que lidiar con sus propias vidas y con los múltiples grupos religiosos y falsos profetas como son los Culpables Remanentes.

Para empezar esta reseña, he de aclarar que jamás oí nada de esta serie, nadie me la recomendó ni me hablaron de ella, es una joya oculta en el catálogo de HBO descubierta tras terminar Perdidos. Por suerte ésta me lleva a un sitio y se deja de teorías y del sistema de la Caja Misteriosa. Al leer que su creador es uno de los guionistas de aquel fenómeno de 2004, tuve una extraña sensación como si de un Deja Va se tratase, teniendo el final de su anterior serie tan reciente. Pero cuan equivocado estaba, porque esta producción no sólo se burla de su predecesora, sino que lo mejora. Me atrevería a llamarla el AntiLost.

Si bien es cierto que la primera temporada adapta literalmente lo escrito por Perrotta, no es hasta la segunda y tercera cuando se sueltan la melena y comienza la verdadera fiesta. Ahí es cuando Lindelof demuestra ser uno de los mejores guionistas, creando una historia emotiva y rayando en ocasiones la ciencia ficción. Lo mejor de todo es su cierre, poniendo un punto final a la historia sin estirar el chicle como suele ocurrir en estas producciones.

No es una serie para todo el mundo. Cuesta entrar al principio pues las grandes series se cuecen a fuego lento contando con un ritmo pausado. Más bien va de sus personajes y de la intrahistoria de cada uno de ellos y sí, en ocasiones se vuelve cruda e intimista pero ahí reside su magia. Ha habido momentos donde sentí empatía hacia Kevin y Nora y comprender por qué les toca vivir en este mundo y esto es gracias a las maravillosas interpretaciones de Theroux y Coon y del resto del reparto, lo cual agradezco teniendo en cuenta la cantidad de dramas con temática familiar que tanto me cansa como por ejemplo This Is Us al no parar de hablar de lo importante de la familia, algo que Dominic Toretto de la saga Fast and Furious apoyaría ciegamente.

También agradezco el no llevarte de la mano como si fueras un niño pequeño, dejándote leer entre líneas y descubriendo sus secretos por ti mismo y eso es de agradecer. Descubrir cómo se originó el evento que hizo desaparecer al 2% de la humanidad jamás se va a responder porque no quiere tratar ese tema, simplemente ocurre. La verdadera trama es esa metáfora de la vida, lo que de verdad me cautivó a la hora de verla. A esto súmale las múltiples referencias religiosas, unas veces son sutiles y otras veces demasiado obvias jugando incluso con la alegoría del fin del


mundo o el más allá.

Puede que nos quede 5 telediarios en este mundo pero lo importante son esos pequeños momentos a los que te aferras en todo momento. Porque sí, todos acabamos muriendo en algún momento y también nos pone a prueba sobre cómo lidiar con la pérdida o la depresión o incluso el suicidio.

Estas son algunos de los aspectos que pude notar mientras veía capítulo tras capítulo de ahí que los falsos cultos y los sectarios se aprovechen de tu debilidad incluso de tu falta de fe para metértela doblada.

Tampoco puedo olvidarme de la maestría musical del maestro Max Richter con un arreglo de cuerdas sonando melancólico y triste al mismo tiempo recordando a su composición más famosa hasta la fecha: On The Nature Of The Daylight. Contando incluso con canciones populares como una versión de Where Is My Mind de los Pixies hecha con piano.

En definitiva, si estáis buscando algo para llorar y emocionaros, a su vez de tener una de las historias más humanas hasta la fecha, The Leftovers es para vosotros, cuenta únicamente con tres temporadas, reforzando mi teoría de que a veces pocas temporadas son mejor que 8 o 10, pudiéndola disfrutar gracias a HBO. Un pequeño consejo: Pillad pañuelos.

1343 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}