Opinión

El peso del vacío

Fermín Gassol Peco | Sábado, 30 de Marzo del 2024
{{Imagen.Descripcion}}

“Es curioso que la vida cuanto más vacía es, más pesa”. León Daudet.

La frase atribuida a este periodista y político francés que vivió entre los siglos XÍX y XX, no trata de definir un teorema físico. El vacío al que se refiere consiste en esa sensación que todo hombre experimenta cuando su vida trascurre ayuna de contenidos, principios, valores, creencias, de motores existenciales; en definitiva, de razones para vivir. 

¿Quién de nosotros no ha tenido o tiene también etapas de su vida en las que cada día que amanece se convierte en un etéreo nubarrón que impide orientarse, saber dónde estár, ver lo que la mañana ofrece de novedoso?

Existen dos etapas en la vida cuando ese vacío parece querer “llenar de nada” nuestra existencia de una manera más intensa: La adolescencia y la vejez. En la adolescencia ese vacío pareciera querer ser ocupado con fuertes dudas e incertidumbres para el futuro, mientras que en la vejez ese vacío pretende ser colmado aliviando el cansancio con una pasiva y tediosa relajación, permaneciendo poco expectante hacia lo que la vida todavía nos puede deparar.

Llenar la vida no consiste en colmarla de continuos momentos felices, sino en saber encajarla y moldearla con la policromía que los distintos y muy diversos momentos que ella nos depara, nos ofrece y hasta nos obliga a aceptar. La vida no tiene dibujada una forma prevista en el futuro, sino que es el presente el que la va conformando, dirigiendo, satisfaciendo o defraudando. Llenar la vida no significa tener la permanente sensación de felicidad sensorial. Llenar la vida es querer llenar la inteligencia y el corazón de realidades, de promesas, de sueños y de futuro.

Pesan los vacíos provocados por la indiferencia intelectual y la inactividad física, el sedentarismo y la indeterminación vital. Pesan los vacíos provocados por la ramplonería existencial, el tedio y la vulgaridad emocional. Llenan, alivian, aligeran y tonifican la existencia, las ocupaciones, las vocaciones, los cariños y entretenimientos. Llenan la vida los compromisos y esfuerzos, las ilusiones y esperanzas, las tristezas y desalientos…todo aquello que hace de nuestra vida un vibrante motor existencial en movimiento.

1434 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}