Opinión

Yo fui hermano de la Virgen

José Antonio Negrillo Martínez | Lunes, 28 de Junio del 2021

Creo que fue allá por el año 1980, salía de Presidente Clemente Cuesta Santandreu, y entraba Rafael Torres Jiménez, (q.e.p.d.), y para recomponer la Junta, que por entonces se renovaba por la mitad de sus miembros,  empezaron a reclutar o a intentarlo por lo menos, a lo más “granaíco” del pueblo, y entre los varios en que se fijaron fue en mi persona, me abordó un día por la calle mi entonces conocido Miguel Huertas, me expuso la razón del abordaje que si podía formar parte de la Hermandad, que eran solo cuatro años, etc., etc., total que me convenció y a mí me pilló con el paso cambiado y accedí y caí en sus redes.

En la primera reunión donde se destinaron los cargos, yo pedí por favor que me dieran lo que fuera, pero lejos de los mandos, yo quería ser de la plebe, y así se hizo, quedo Presidente Rafael Torres Jiménez , Secretario Luciano González Casajuana,(también fallecido), Tesorero Miguel Huertas Torres, creo que fue así, todo es de memoria, y ya los plebeyos, Jesús Bernardino, Moisés López, Justo Díaz, Justo Zafra, (q.e.p.d.), Ezequiel López, Vicente López y un servidor, que las malas lenguas decían que nos juntamos las dos cabezas más destacadas de Tomelloso. De Consiliario fue, creo, Don Esaú. Puede que se me olvide alguno, el que no mencione que me perdone. Una anécdota: como había dos Justos yo bauticé a uno el malo y a otro el bueno, y  no se me enfadaron y lo llevaban bien.

Una vez hechas las presentaciones,  nos ponemos manos a la obra, y nunca mejor dicho, el Presidente tenía mucha ilusión con hacer una cocinilla, creo que había una pero era muy pequeña, y una tarde allí en la puerta de la ermita, nos empezó a contar su idea, estábamos Miguel Huertas y yo y no nos pareció ningún disparate, ya al mismo tiempo le comentamos  que en vez de encalar todos los años la ermita, la podíamos revocar con cemento y nos ahorraríamos un dinero en los próximos años, y al mismo tiempo le daría más consistencia al edificio, todo esto se convocó una Junta, se expuso y se aprobó por mayoría, tuvimos un voto en contra, pero como es secreto de confesión, pues eso.

Bien ya empezamos la obra, yo iba todas las tardes para seguir los trabajos, y algunas mañanas, bastantes, por si necesitaban algo los maestros, nos juntábamos Miguel, el Presidente, Vicente, bueno todos iban rotando….pero una mañana fichamos de guardés a  José Angel, que tendría que ir a vivir con su madre, ya mayor, ahí hubo como en los toros, división de opiniones, pero al fin reinó la cordura y lo contratamos. Luego fueron unas personas excepcionales en el trato y tenían  todo muy limpio. Y aquí tuvimos un rifirrafe, gordo, entre un miembro de la Junta y yo, pues propuse que ya que estábamos de albañiles, deberíamos adecentar la vivienda del casero y dejarla lo más habitable posible, por ejemplo poner un cuarto de aseo, e instalar un termo eléctrico para que se pudieran asear y vivir lo más dignamente posible, se sometió a votación y gracias a Dios salió adelante,  el disidente con el tiempo es uno de mis mejores amigos.

Una vez metidos en harina, bueno en yeso,  nos pasó a nosotros lo que a nuestras mujeres cuando van a casa los pintores, que empiezan con el “yaque”, pues eso dijimos podíamos cambiar el piso, hacer los ventanales abatibles, total que nos metimos en un fregado de narices y…..sin un duro, solución pues la de todas las asociaciones que se hacían entones sortear un coche, pero el coche había que pagarlo, y entre tres formalizamos una póliza, que luego quedó solucionado sin problema ninguno. Bueno en la liquidación de los beneficios, nos engañó un poco Don Esaú, pues coincidimos con él en la reforma de la Parroquia de la Asunción y también sorteó otro vehículo, y en el reparto no salimos muy airosos.

Durante la obra hubo nuestros más y menos, por ejemplo a la propuesta de llevar un tendido eléctrico para los feriantes durante las Romerías, al fin todo se realizaba, sin altercados de importancia.

Tenemos varias anécdotas durante la obra y después. Yo visitaba a los albañiles muchas mañanas y en una de ellas el maestro, creo que se llamaba Julián, me dijo que le hacía falta una escalera para llegar a los ventanales, de unos 5 o 6 metros, todo esto a las 12 de la mañana, y yo le dije no te preocupes a las 4 de la tarde la tienes aquí, el debió pensar que estaba loco; me vine al taller de cerrajería de Fernando Medina, que entonces vivía su padre y estaba en la calle Acuña, le conté el caso, el era una bellísima persona, me miró de arriba abajo y me dice: -Tinete tú no estás bien de la cabeza, mira que horas son, pero si te has comprometido a las cuatro la tienes.

Eran las cuatro y media y me presento con la escalera, por allí andaba Vicente López, investigando las obras y cuando le conté el caso, cogió un bote de pintura y en un lateral puso “ESCALERA DE TINETE”.

A Pinilla íbamos todos los domingos, si no todos casi todos, tempranico a las ocho de la mañana, cosa que no había hecho en mi vida, levantarme los domingos a tan temprana hora, bien para limpiar las bolsas de los pinos de la procesionaria, que llegábamos a nuestras casas con unos picores, bien a limpiar de bolsas y de guarrerías que dejaban los usuarios, o bien a descargar otro día el terrazo del piso de la ermita, en fin oficios múltiples. Teníamos la costumbre de desayunar a media mañana en los cenadores que dejó hechos un gran colaborador que fue Vicentillo Parra, y así relajarnos un poco.

Y aquí viene una anécdota; una mañana por la causa que fuera fuimos sin hato, y me dice  Vicente:

-Tinete podías ir al pueblo y traerte un chocolate y unos buñuelos.

-Le contesto: vale.

Cojo mi seiscientos, y por el camino voy pensando a ver donde llevo el chocolate, y me digo ya sé, me voy a la tienda del Pasadizo paso a la trastienda pillo un orinal, ni qué decir tiene que era nuevo, y me voy a la churrería,

-Buenos días, María hazme dos roscas de buñuelos y lléname esto de chocolate.

La María al ver el orinal se echa manos a la cabeza y dice:

-Ahí? Quita, quita, no dirás yo no te echo en eso el chocolate, pasa y díselo a Manolo.

Paso al obrador con mi orinal, y le digo a Manolo que me lo llene de chocolate, al ver Manolo el recipiente da un bote y me dice:

-Si quieres el chocolate en un orinal, ahí tienes el cazo y te lo pones tú, pero lo que es yo “ni siquiera ná”, ¡qué disparate!.

Lleno mi orinal, les pago, cargo la mercancía en el auto y rumbo a Pinilla, que allí me estaban esperando los socios con los brazos abiertos, les pido ayuda para la descarga y no se me olvidará nunca la cara de Luciano González al ver el orinal lleno de chocolate

-Yo no mojo ahí ni una sopa, que disparate, pero a quien se le ocurre semejante guarrería.

- A mí, pero no tengas cuidado que lo he limpiado bien y no hay ningún rastro de nada, le dije de broma.

Al final todos mojamos nuestros buñuelos, y nos sentaron, como dice mi gran amigo Miguel Huertas, tan ricamente.

Recuerdo los días de romería Miguel y yo tratando de cobrarles a los de los puestos, que a algunos les costaba lo suyo soltar los denarios, y las discusiones que formaban los de las  berenjenas por coger el mejor sitio, y a mi tío Eugenio Serrano, que también era miembro de la Junta, vendiendo los recuerdos de la Virgen, cosa que hizo durante muchos años y no se ha merecido ser nombrado Mayoral de Honor, ¡qué cosas de la vida! .

Fueron cuatro años que me enseñaron mucho, y me dieron más que yo di, aprendí a convivir con personas que las conocía apenas de hola y adiós, que tuvimos algún que otro desacuerdo, como es normal, pero que ahora que han pasado más de cuarenta años seguimos siendo amigos, y con algunos, mis amigos del alma, que no los cambiaría por nada del mundo. 

José Antonio Negrillo Martínez.

Nota:

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, las de La Voz de Tomelloso. Las cartas remitidas a este medio deben ir debidamente firmadas y con el DNI. 

ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
1938 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

En esta misma categoría...

40 años y un día

Miércoles, 10 de Agosto del 2022

Una noche de talento

Miércoles, 10 de Agosto del 2022

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}