Cuevas

Seis generaciones en la cueva de la familia Lahoz

Antonio y Juli nos muestran una maravillosa cueva de más de 170 años de historia

Carlos Moreno | Viernes, 27 de Mayo del 2022
Reportaje fotográfico de Ana Palacios Reportaje fotográfico de Ana Palacios

Nada más y nada menos que seis generaciones han pasado por la Cueva de la familia Lahoz en la calle Rosario. Antonio de Lahoz Benito y su esposa, Juli, nos han enseñado una maravillosa construcción que guarda toda la esencia de las primeras cuevas. Todo está como en los tiempos de aquellos  vinateros pioneros de la familia que tras la recogida de la cosecha elaboraban con mimo esos caldos que serían su sustento. La que hoy tenemos oportunidad de visitar fue construida en torno al año 1850 y según explica Antonio “aquí nació mi padre, mi abuelo  mi bisabuelo y mi tatarabuelo, con lo que ya somos seis generaciones las que hemos visto esta cueva. Con un parte de lo que era la casa original se la quedó mi abuelo Román y la otra parte se la quedó su hermano Manuel. Todas estas generaciones fueron agricultores, ellos hacían su propio vino hasta que llegó la época de las cooperativas y dejaron de trabajar aquí”.

Bajamos a la cueva por una escalera, muy estrecha en su primer tramo, pero que se van ensanchando conforme avanzamos. Durante la bajada encontramos ya curiosos aperos que Antonio conserva con mucho cariño,  ofreciéndonos jugosa información sobre su nombre, características y uso. La temperatura, en torno a los 15 o 16 grados, resulta muy agradable en un mediodía casi estival en el que calor empieza a apretar. Nos pide Antonio que nos fijemos en un curioso detalle, el de la canaleta que era la que conducía el mosto a cada una de las tinajas, un elemento constructivo que delata la antigüedad de esta cueva que alberga cinco tinajas de barro, de unas 170 arrobas de capacidad y dos más pequeñas que eran las del gasto.  Llegó a haber una todavía más pequeña que era la del vinagre.

Los peldaños de la escalera están pintados en gris y las paredes están encaladas. Cuando llegamos abajo no podemos dejar de admirar una cueva de pequeñas dimensiones, muy bien conservada. Antonio nos señala el lugar donde se ubicaba el jaraíz y desde allí partía la canaleta que trasladaba el mosto y que daba la vuelta a toda la cueva. “Cuando el mosto iba llegando lo conducían a las tinajas con una tabla”. El propio tamaño de las tinajas y la altura de la cueva son otros signos evidentes de la antigüedad de la construcción, como muy bien apunta José María Díaz, el experto tinajero que vuelve a acompañarnos, al igual que la arquitecta, Ana Palacios, que dispara con su cámara a todos los rincones de la cueva.

Vemos el pocillo, que el propietario decidió condenar, y que era de la misma capacidad que la tinaja con el fin de recoger el mosto en caso de que alguna tinaja reventara. La luz entra por una lumbrera que tiene un estrecho desgarre trapezoidal, detalle que da pie a una explicación de José María. “Las cuevas se empezaban por la lumbrera y se terminaban por la escalera. Los primeros picadores, al haber menos experiencia e información, solían hacer los desgarres más estrechos con el fin de que la cueva no tuviera demasiado espacio vacío y fuera más consistente. Más adelante se pudo comprobar que ninguna cueva de Tomelloso falló. Aquella gente sin estudios y sin apenas medios, sabía muy bien lo que se traía entre manos”.

Juli recuerda el respeto que le imponían las cuevas cuando era una niña y nos cuenta lo mucho que han jugado sus hijos en la cueva durante los veranos. “Eran felices aquí” dice y añade que “cuando construimos la casa se planteó el tema de condenar la cueva", opción que, afortunadamente, descartaron. El matrimonio puede presumir de una cueva muy antigua, sin apenas reformas y con un montón de objetos curiosos que la convierten en un museo etnológico. Al final, compartimos un vino con nuestros amables anfitriones y brindamos por una larga vida de las tradiciones de Tomelloso.


ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
ob.imagen.Descripcion
1621 usuarios han visto esta noticia
Comentarios

Debe Iniciar Sesión para comentar

{{userSocial.nombreUsuario}}
{{comentario.usuario.nombreUsuario}} - {{comentario.fechaAmigable}}

{{comentario.contenido}}

Eliminar Comentario

{{comentariohijo.usuario.nombreUsuario}} - {{comentariohijo.fechaAmigable}}

"{{comentariohijo.contenido}}"

Eliminar Comentario

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
}

Haga click para iniciar sesion con

facebook
Instagram
Google+
Twitter
  • {{obligatorio}}